Deporte y Vida

SALUD

10 reglas básicas para comer fuera de casa de forma saludable

federación española del corazón, dieta cardiosaludable, comer fuera de casa, salud, nutrición

as.com

Comer fuera de casa no tiene por qué ser sinónimo de una mala alimentación ya que teniendo en cuenta unas sencillas recomendaciones es posible hacerlo de manera saludable.

Ya sea por motivos de trabajo o simplemente por placer, es evidente que cada vez son más quienes deciden comer o cenar fuera de casa. Una situación que para muchos, sobre todo para aquellos que ponen un especial cuidado en su dieta por cuestiones de salud, supone un problema puesto que se pierde el control sobre la alimentación debido a que no es posible conocer la procedencia de los ingredientes o controlar la técnica culinaria empleada en su preparación.

Pero es una tendencia que irremediablemente ha llegado para quedarse. “Puede llevar a multiplicar la cantidad de alimentos que ingerimos, así como el consumo de grasas animales, saturadas y postres grasos, aunque comer fuera de casa no tiene por qué ser sinónimo de comer mal”, asegura el doctor José Luis Palma, vicepresidente de la Federación Española del Corazón (FEC).

10 reglas básicas para comer sano fuera de casa

Por ello, para tratar de orientar a quienes habitualmente comen fuera del hogar, la FEC ha compartido un decálogo que ofrece algunas claves para disfrutar de una dieta saludable:

1. Aprovecha las nuevas tecnologías para elegir restaurantes con menús con ofertas saludables. Revisa el menú antes por Internet, si es posible, y decántate por aquellos que ofrezcan pescados, carnes blancas antes que rojas, verduras y frutas de postre. La cocina al horno o a la plancha siempre antes que el frito o el empanado.

2. Come algo saludable a media mañana para evitar llegar al restaurante con excesiva hambre (fruta idealmente).

3. El agua para beber es siempre la mejor opción.

4. Elige antes que el resto de comensales para evitar la tentación si ellos piden algo poco saludable.

5. Convence a alguien para compartir los entrantes (saludables, por supuesto).

6. A veces, menos es más. Elige platos simples que no contengan demasiados alimentos diferentes.

7. Pregunta si los platos llevan algo de acompañamiento, y de ser así, asegúrate de que sea saludable.

8. No añadas sal ni salsas a los platos.

9. No es imprescindible terminarse el plato si uno no tiene más hambre. Puedes pedir que te lo preparen para llevártelo y así no desperdiciar comida.

10. Los postres es mejor evitarlos o al menos compartirlos. La fruta siempre será una de las opciones más saludables.