Deporte y Vida

ADICCIONES

“El teléfono móvil es la heroína de nuestra época”

móvil, adiccioines, smartphone, psicología, salud

as.com

El psicólogo Marc Masip asegura que la adicción al móvil es una enfermedad social que debería ser regulada y reconocida por la Organización Mundial de la Salud.

“Actualmente, el 77% de los usuarios con teléfono móvil inteligente –Smartphone– padece nomofobia (miedo irracional a no estar con tu teléfono móvil totalmente disponible). España es el país con más adicción adolescente a Internet de toda Europa: un 21,3% de los adolescentes españoles son adictos a la Red, frente al 12,7% de media Europea”, asegura el psicólogo Marc Masip, que alerta de que el móvil es “la heroína de nuestra época”. "Hasta que murió mucha gente, gustaba a los jóvenes, les enganchaba y nadie les había dicho que les iba a matar", añade el experto.

Con motivo de la publicación de su libro ‘Desconecta’ (Libros Cápula), Masip ha indicado en una entrevista concedida a Efe que los colegios españoles deberían prohibir el uso del móvil para mejorar el rendimiento académico, crear buenos hábitos y frenar el aumento de la adicción entre los adolescentes. Y no es para menos ya que la demanda de terapias para tratar esta adicción crece cada año un 300 por cien.

Enfermedad social

“La aparición de la tecnología ha supuesto un importante avance para el desarrollo de nuestra sociedad, ya que facilita el acceso a la información y la comunicación. Sin embargo, herramientas tan útiles como el teléfono móvil y las redes sociales pueden convertirse en un problema cuando su uso pasa a ser excesivo”, advierte el psicólogo que espera una reacción de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para declarar la adicción al móvil como una patología al igual que sucede con los trastornos causados por los videojuegos porque "es una enfermedad social enorme".

Por ello aplaude las medidas adoptadas en Francia para prohibir el uso del teléfono en los colegios e invita a las autoridades españolas a seguir el ejemplo porque no se debería usar antes de los 16 años, edad en la que fija la madurez mental necesaria para poder utilizar "una maquina de este calibre".

"Ni lo necesitan ni les viene bien. Dirán que hay que formar y educar en el buen uso del móvil. Suena muy bonito, pero ni estamos haciéndolo ni consiguiéndolo", asegura Masip.

Consecuencias

A corto plazo, el uso del móvil parece inocuo, pero un uso prolongado puede provocar un descenso del rendimiento escolar y laboral, cansancio, malestar y aumento de la irritabilidad. Dormir con el móvil apagado, no usarlo cuando se está acompañado, utilizarlo solo para comunicarse y no hacerlo más de dos horas al día son algunos de los consejos del método de Masip que se desglosa ampliamente en ‘Desconecta’, pero en última instancia se debe recurrir a la ayuda de un profesional cuando comience a percibirse que el problema va en aumento.

 

0 Comentarios

Normas Mostrar