Deporte y Vida

TABAQUISMO

Una hora de exposición semanal al humo del tabaco ya es muy dañina para la salud

tabaco, salud, humo, adolescentes

as.com

Un estudio afirma que no existe un nivel seguro de exposición para los fumadores pasivos y el humo es especialmente dañino para la salud de los adolescentes.

Una hora a la semana. Ese es el tiempo necesario para que la salud de los adolescentes se vea afectada por la exposición al humo del tabaco. Solo 60 minutos a lo largo de 7 días para que su salud se resienta por los malos hábitos de quienes les rodean. "No existe un nivel seguro de exposición para los fumadores pasivos. Incluso una pequeña cantidad de exposición derivará en problemas de salud para los adolescentes y más visitas al médico. Y no nos referimos solo a problemas respiratorios, afecta a la salud en general”, explica Ashley Merianos, profesora asistente en la Escuela de Servicios Humanos de la Universidad de Cincinnati (EEUU).

La principal autora del estudio ‘Adolescent Tobacco Smoke Exposure, Respiratory Symptoms, and Emergency Department Utilization’, publicado en la revista ‘Pediatrics’, no deja lugar a la duda después de analizar los datos de una encuesta nacional, realizada entre los años 2014 y 2015, en la que se analizaba el consumo de tabaco y los problemas de salud entre los estadounidenses mayores de 12 años, que incluían a 7.389 adolescentes no fumadores.

Consecuencias para el adolescente

Los expertos liderados por Ashley Merianos observaron que aquellos que habían estado expuestos al humo del tabaco tenían un mayor riesgo de padecer problemas respiratorios como, por ejemplo, dificultad para respirar o tos seca durante la noche y eran más propensos a acudir a Urgencias. También se comprobó que los problemas a la hora de realizar ejercicio eran evidentes y el absentismo escolar más patente en comparación con quienes no habían estado expuestos al humo del tabaco. En definitiva:

· Los adolescentes son más propensos a sufrir problemas respiratorios.

· Experimentan dificultad para hacer ejercicio.

· Sufren episodios de sibilancias durante o después de hacer ejercicio.

· Tienen más posibilidades de acudir a consulta médica.

· Son más propensos al absentismo escolar.

· En general tienen peor salud que los que no están expuestos al humo.

“Los profesionales sanitarios deben informar sobre los perjuicios del tabaco y concienciar a padres y otros miembros sobre la necesidad de dejar de fumar, además de cómo prevenir y reducir la exposición al humo de los adolescentes y no convertirlos en fumadores pasivos. También es importante educar a los adolescentes sobre los peligros asociados con el consumo de tabaco para evitar que empiecen a fumar”, concluye Ashley Merianos.

 

 

0 Comentarios

Normas Mostrar