Deporte y Vida

FITNESS

Así es el exigente entrenamiento de los astronautas en el espacio

El trabajo físico es vital para combatir la atrofia y reducción de masa muscular, problemas cardiovasculares o pérdida de densidad ósea.

NASA, fitness, rutina de entrenamiento, astronautas, salud
NASA

“El ejercicio físico fuera de la órbita terrestre es de vital importancia porque la gravedad limita nuestros movimientos. Intentamos practicar diversos deportes a diario aunque con algunas variaciones. Tenemos algunos problemas aquí por la gravedad. Como puedes ver todo flota y cuando golpeamos la pelota rebota contra todo. Lo pasamos bien pero tenemos que inventar nuestras propias reglas”.

Lo que podría parecer un episodio más propio de ciencia ficción, no es sino la conversación de un astronauta de la NASA, Andrew Feustel, integrante de una misión en la Estación Internacional, con Juan Martín del Potro, tenista argentino que ha sido el maestro de ceremonias del primer partido de tenis jugado en el espacio. Un hito que pretende celebrar el 50 aniversario del US OPEN.

Cuando pensamos en misiones espaciales, solemos relacionarlas directamente con importantes estudios científicos que tarde o temprano cristalizarán en notables avances y una mejora sustancial del conocimiento sobre aquello que nos rodea, pero pocas veces caemos en la cuenta de que, quienes las protagonizan, deben adaptarse también a una vida muy diferente a la que están acostumbrados. Y muy exigente.

Y una parte muy importante de esa vida sin gravedad es la práctica de ejercicio físico. Más allá de ser una de las formas de distracción y entretenimiento que tienen los astronautas en sus incontables horas lejos de la Tierra, la práctica deportiva es una necesidad que responde a los estragos que causan las largas estancias en el espacio en el cuerpo de los astronautas con atrofia y pérdida de masa muscular, problemas cardiovasculares o pérdida de densidad ósea.

¿Cómo es la rutina de entrenamiento de un astronauta?

Los astronautas en misión espacial, como es el caso de Andrew Feustel y otros que le precedieron, realizan diariamente un intenso entrenamiento por espacio de dos horas en el que principalmente corren, hacen bicicleta elíptica y fortalecen su musculatura simulando el levantamiento de pesas. Todo ello, gracias a maquinaria de última generación que les permite entrenarse teniendo en cuenta a su principal contrincante: la gravedad.

Así pues, la rutina de entrenamiento de un astronauta en el espacio comprende tanto ejercicios de musculación como de cardio:

- Peso muerto.

- Dominadas.

- Flexiones.

- Sentadillas.

- Press de banca.

- Carrera continua.

- Elíptica.