Deporte y Vida

HÁBITOS ALIMENTARIOS Y ENFERMEDADES

La última comida de la momia Otzi fue muy rica en grasas

nutrición, grasa, salud, arqueología, otzi, estómago

EFE

El estudio del estómago del Hombre de los Hielos, que murió asesinado hace 5.300 años, arroja luz e importantes revelaciones sobre nuestros ancestros.

La cantidad de estudios y análisis, con todos los métodos habidos y por haber, realizados a Otzi nos ha permitido conocer información muy relevante sobre esta momia hallada en el macizo Ötztal (Alpes) en 1991. Principalmente sobre las últimas horas, aciagas, de su existencia, pero también sobre otras cuestiones que permiten dibujar un panorama bastante más amplio del que teníamos hasta la fecha.

Y es que, por ejemplo, los expertos han logrado reconstruir la última comida del Hombre de los Hielos, después de una investigación iniciada en 2009 cuando lograron descubrir el emplazamiento exacto del estómago, que se había desplazado hacia arriba durante el proceso natural de momificación.

Unos resultados que revelan una proporción notablemente alta de grasas en su dieta, complementada con carne de íbice, un tipo de cabra, y ciervo rojo, un cereal llamado escanda y trazas de helecho tóxico. El estudio, publicado por Current Biology, ofrece una visión excepcional de los hábitos alimenticios en Edad de Cobre.

A pesar de que sorprende el hecho de encontrar una dieta tan grasa, puesto que se había especulado con la posibilidad de que Otzi fuera vegetariano, los expertos coinciden en que tiene sentido debido a las condiciones de frío y nieve en las que vivía y que constituían un auténtico desafío. Algo a lo que el Hombre de los Hielos no era ajeno.

El hecho de que su última comida tuviera un alto contenido en grasas y esa certeza de que fuera más habitual que coyuntural debido al hábitat, permite además especular con que las dolencias cardiovasculares que sufría Otzi, se debieran en parte a ese tipo de dieta.

Últimas horas violentas

Lo poco o mucho que se sabe sobre las últimas horas de Otzi, más allá de su dieta, permite concluir que Otzi, que tenía aproximadamente 45 años y medía 160 centímetros en el momento de su fallecimiento, murió asesinado. Probablemente desangrado a consecuencia de las heridas infligidas por su verdugo.

La momia persentaba varias heridas y tenía una punta de flecha alojada en su espalda por lo que es posible que fuera asesinado a traición o en el transcurso de una huida. ¿De qué o de quién huía a 3.000 metros de altitud?, ¿cuántos fueron los ejecutores? ¿Por qué murió el Hombre de los Hielos? Como veis, los aspectos más truculentos de la historia son los únicos que no podemos conocer.

0 Comentarios

Mostrar