Deporte y Vida

Un láser para ginecología: la mejor ayuda para la deportista

SALUD

Un láser para ginecología: la mejor ayuda para la deportista

Un láser para ginecología: la mejor ayuda para la deportista

El láser MonaLisa Touch de Deka está indicado en casos en los que exista dolor durante las relaciones por atrofia vaginal, ensanchamiento en el post parto; incontinencia urinaria; así como en pacientes que hayan sido sometidas a quimio o radioterapia.

El láser MonaLisa Touch de Deka recupera la funcionalidad de la zona vulvovaginal tras la menopausia, pero no sólo, ya que cada vez más mujeres que practican deportes de impacto padecen diferentes problemas.

Preguntamos a la doctora Lola Ojeda, ginecóloga en Women’s Health Institute Prof. de Dexeus y Prof. Carmona (Barcelona), sobre el láser, ya que beneficia las relaciones sexuales, las secuelas post parto, los ensanchamientos de vagina, las consecuencias de la menopausia, y cada vez a las mujeres que practican deporte de manera constante.

¿En qué momento se necesita el láser ginecológico?

El láser ginecológico MonaLisa Touch de Deka, se necesita o es aconsejable, en circunstancias locales o generales que produzcan atrofia vulvovaginal (menopausia, postparto, tratamientos como radioterapia, quimioterapia).

¿Cuáles son las principales causas o síntomas o tratar?

Los síntomas que trata MonaLisa Touch son los derivados del déficit de estrógenos y, por lo tanto, de los cambios que se producen en los tejidos que tienen receptores para estas hormonas. Sobre todo en vulva y vagina, susceptibles al estímulo hormonal y a la falta del mismo. La falta de estrógenos va produciendo una vagina de paredes poco elásticas, por disminución del colágeno y el ácido hialurónico, con disminución de los pliegues de la mucosa que hacen que sea poco flexible, distensible y lubricada,

¿Los partos influyen?

Los partos influyen en el corto plazo por reproducir una sintomatología similar a la de la postmenopausia, debida a la disminución de estrógenos, acompañada del trauma de la episiotomía sobre vulva y periné, que se produce en el puerperio y a medio, largo plazo por las secuelas cicatriciales a nivel vaginal, vulvar y perineal y los cambios en la anatomía del suelo pélvico.

El láser MonaLisa actúa sobre superficies íntegras tanto de piel como de mucosas. Una vez cicatrizada la episiotomía o el desgarro, se puede utilizar para mejorar la calidad de los tejidos en ambos casos, lo que comportará ayudar en la rehabilitación del suelo pélvico, siempre recomendado a las mujeres en postparto debido al trauma que supone sobre la pelvis y todas las estructuras músculo-esqueléticas que forman el suelo pélvico.

El láser no necesita anestesia y requiere varias sesiones.

¿La incontinencia urinaria?

Para que el tratamiento láser de MonaLisa Touch se optimice, la indicación para incontinencia urinaria deber producirse tras una historia clínica y una exploración en la que identifiquemos el tipo de incontinencia, la calidad de los tejidos y valoremos si es idóneo el tratamiento con láser. Por tanto no estará indicado, de entrada, para todas las incontinencias de orina.

¿Cuál es el motivo por el que muchas runners tienen problemas de incontinencia leve?

La razón de la incontinencia, leve, que pueden presentar algunas runners, puede deberse al efecto de presión y efecto rebote del contenido de la cavidad abdominal sobre la pelvis y, por tanto, sobre el aparato genital interno. Esta presión puede modificar la estática del suelo pélvico y aparecer pequeñas fugas de orina. Como casi siempre, al iniciar cualquier actividad deportiva, es necesario informarse de detalles que pueden pensarse que no tienen relación directa con la actividad, pero sí tienen repercusión. Es fundamental reforzar suelo pélvico, abdominales y músculos de la espalda. En estas situaciones MonaLisa incrementa de forma rápida la tonicidad de la vagina, ayudando a mejorar uno de los factores de suelo pélvico.

¿Cómo es concretamente la intervención con este láser?

Muy sencilla. Este láser ginecológico es el único que se aplica sin anestesia porque es indoloro y el tratamiento se realiza en tan sólo 5 minutos. Este sistema emplea un innovador láser de CO2 fraccional, controlado por un sistema robotizado de escaner, exclusivo de la tecnología Deka Láser, que garantiza una eficaz y homogénea aplicación sobre la zona vulvovaginal.

Provoca una contracción inmediata de las paredes vaginales, favoreciendo la producción de colágeno nuevo y regenerando el ya existente, incrementa la vascularización sanguínea y permeabilidad de las mucosas, creando una verdadera regeneración vulvovaginal, que permite la recuperación de la funcionalidad, elasticidad y lubricación de la vagina.

Se requieren 3 sesiones, una cada mes y, después, se recomienda otra de recordatorio anual. El procedimiento es mínimamente invasivo, se practica sin anestesia y es indoloro, tanto durante como después del tratamiento.

Se recomienda no mantener relaciones sexuales con penetración vaginal en las 48 horas posteriores al tratamiento, así como no realizar ejercicio físico muy intenso el mismo día de la sesión. Por lo demás, puedes incorporarte inmediatamente a tu rutina habitual, tras el tratamiento.

¿Los ejercicios previos y habituales pueden mitigar y evitar la cirugía?

La práctica de ejercicios de rehabilitación de suelo pélvico con el objetivo de mejorar la incontinencia urinaria, puede ser eficaz pero individualizando correctamente que casos de incontinencia según exploración y síntomas nos refiera la paciente. En la realización de estos ejercicios se ha de ser constante y realizarlos correctamente, sobre todo al principio, bajo supervisión, para asegurar que sea así.

¿Qué efectos secundarios tiene este láser?

No tiene efectos secundarios, aunque de manera excepcional, podría producirse un leve sangrado, ligero ardor transitorio o una mayor cantidad de flujo en los días siguientes a la sesión. Este tratamiento Un tratamiento seguro y eficaz para todas las mujeres que quieran recuperar la calidad de vida y el bienestar íntimo.

Está contraindicado en mujeres embarazadas ni cuando hay una infección activa tipo herpes o candidiasis. Si la paciente tiene historial de este tipo de infecciones (herpes), se recomienda una profilaxis con un antiviral, durante de 5 o 6 días, antes del tratamiento.

¿Las relaciones sexuales se ven después beneficiadas?

Sin duda. La paciente ya nota mejoría significativa de su sintomatología, tanto en la elasticidad, la lubricación y satisfacción sexual, durante la primera semana, habiendo constatado su efectividad a largo plazo.

0 Comentarios

Normas Mostrar