Deporte y Vida

En vacaciones, vigila tu corazón

SALUD

En vacaciones, vigila tu corazón

En vacaciones, vigila tu corazón

DIARIO AS

DIARIO AS

La enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte en viajeros internacionales adultos, según el Irish Medical Journal.

Ya huele a vacaciones. Y nuestra salud debe viajar, y volver, con nosotros a pleno rendimiento. Pensando ya en la operación salida del fin de semana, la Fundación Española del Corazón (FEC) quiere recordar que elegir destino vacacional, cuando se sufre de alguna dolencia cardiovascular, no tiene por qué convertirse en un problema si tomamos ciertas medidas a la hora de decidirnos por el viaje, además de las precauciones jabituales, y tal vez alguna más, mientras estamos lejos de casa. Que en ocasiones a unos pocos kilómetros, y en ocasiones a miles.

Según un estudio del Irish Medical Journal, la enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte en viajeros internacionales adultos. “Si la condición cardiaca del paciente es estable, está bien controlada y se encuentra bien, no hay mayor problema en viajar. Sin embargo, si recientemente se le diagnosticó alguna enfermedad cardiaca o su medicación ha sufrido cambios hace poco, es mejor esperar hasta que se sienta recuperado y posponer los viajes internacionales hasta que la condición se haya estabilizado”, apunta el doctor José Luis Palma, vicepresidente de la FEC.

Consejos para la salud de nuestro corazón en vacaciones

La British Heart Foundation y la American Heart Association nos aconsejan, si vamos a viajar a lugares muy lejanos, exóticos, etc… que el paciente cardiaco vigile las temperaturas extremas, tanto de frío como de calor. Eso debido a que las medicaciones pueden causar efectos adversos en ambientes muy fríos o muy calientes, y deben tener especial cuidado los pacientes anticoagulados. “Los cambios bruscos de clima afectan especialmente a la respiración y a la salud cardiovascular”, afirma el doctor Palma.

Por ejemplo, si elegimos un viaje a zonas del Norte, al frío, puede precipitar síndromes coronarios agudos, mientras que el exceso de estrés por calor puede conducir a hipotensión postural, especialmente en pacientes que toman agentes antihipertensivos, incluyendo diuréticos; mientras que el calor extremo aumenta el riesgo de deshidratación si no se bebe la cantidad suficiente de líquido, incrementa las posibilidades de sufrir una vasodilatación de las arterias o de padecer tensión arterial baja, especialmente entre aquellos que toman fármacos para la hipertensión.

Si no estamos acostumbrados, viajar a zonas por encima de los 2.000 metros también afecta más a este tipo de pacientes. A más altitud sobre el nivel del mar, menos oxígeno hay en el aire, y consecuentemente, menos oxígeno en la sangre. “El desplazamiento a gran altura presenta riesgos particulares para la descompensación de la insuficiencia cardiaca, arritmias o la precipitación de los síntomas de la angina o del infarto, por lo que este tipo de pacientes deben evitar estos riesgos”, apunta el doctor Palma.

Otro importante factor a tener en cuenta es no desterrar los hábitos de vida saludables que hemos mantenido a lo largo del año e intentar adaptarlos a nuestros días de descanso.

-mucha hidratación

-cuidado con las comidas fuera de casa

-evitar el exceso de alcohol

-seguir con el tratamiento si lo tuviéramos prescrito

-seguir con el ejercicio recomendado que nos han mandado, ya sea moderado, o de intensidad media.

0 Comentarios

Normas Mostrar