Deporte y Vida

Estás leyendo

Cómo es la ‘dieta limpia’

NUTRICIÓN

Cómo es la ‘dieta limpia’

Cómo es la ‘dieta limpia’

Mara Zemgaliete - Fotolia

La ‘clean diet’ promueve el consumo de alimentos y productos libres de grasas trans, azúcares e incluso lactosa y gluten.

Las dietas limpias se basan en eliminar la comida rápida, los alimentos precocinados y las grasas, no sólo ayuda a preservar el peso e incrementar la sensación de bienestar físico, promueve también el consumo de alimentos y productos libres de grasas trans, azúcares e incluso lactosa y gluten. De hecho, la Sociedad Nacional de Osteoporosis de Reino Unido está advirtiendo de que los jóvenes que siguen este tipo de dietas están privándose de muchos micronutrientes esenciales para su salud, especialmente para la ósea.

Para resolver todas las dudas, hablamos en Deporte y Vida con el dietista nutricionista de Doctoralia David Sanchís.

¿La dieta limpia es para todos?

Claro, la dieta conocida como “limpia” en su variante menos restrictiva no es más que la dieta que cualquier médico - nutricionista recomendaría, eliminar toda la comida basura, refrescos y bebida azucaradas, moderación con el alcohol, etc... En definitiva seguir los principios de la dieta mediterránea.

¿Cuáles son sus beneficios?

Potencialmente los mismos que los de la dieta mediterránea. Eliminar la comida rápida, los alimentos precocinados y las grasas, no sólo ayuda a preservar el peso e incrementar la sensación de bienestar físico, también disminuye el riesgo de desarrollar serias patologías de tipo cardiovascular o endocrino. Asimismo, se ha descubierto que la tasa de mortalidad por cáncer es menor.

Sin embargo cuando se promueve la eliminación de grupos completos como lácteos y cereales con gluten sin supervisión nutricional, se pueden derivar graves problemas de salud como osteporosis por déficit de calcio o déficit de vitaminas y minerales.

¿Qué tipo de dieta sería la más adecuada para un deportista de elite?

A grandes rasgos comparten algunos preceptos comunes con la dieta que cualquier persona debería seguir, la dieta mediterránea. Una dieta rica en alimentos de origen vegetal que permiten proporcionar vitaminas y minerales, antioxidantes que ayudan a reducir radicales libres generados tras el esfuerzo físico.

También se debe incorporar proteínas de calidad para preservar masa muscular; como huevos, carnes magras (poco grasas) lácteos y pescado, en especial al menos una ración semanal de pescado azul, por su contenido en omega 3 de especial relevancia por su actividad antiinflamatoria, mejorando la recuperación. Los cereales y derivados deben ser principalmente integrales por su contenido en fibra y por ser el principal combustible durante el ejercicio. Y algo que muchas veces se olvida y es fundamental beber mucha agua para reponer pérdida hídrica.

Por otro lado la dieta en los deportistas de élite debe optimizarse, según la disciplina que practiquen, carga de entrenamientos, etc. Hay importantes diferencias en la distribución de macronutrientes que debe seguir un maratoniano con la de un levantador de peso, por ponernos en los extremos. Por ejemplo en el primer caso el 60% de las calorías o más debe ser en forma de hidratos, mientras que en el segundo es muy importante optimizar el aporte proteico para construir masa muscular.

¿Y para un deportista amateur?

Los principios son los mismos que los que siguen los deportistas de élite. La gran diferencia es que, a priori, cabe esperar que ellos tengan una demanda energética mayor debido a su mayor desempeño atlético, tanto en frecuencia de entrenamientos como en carga. Por tanto las necesidades energéticas de un deportista amateur serian menores y en consecuencia habría que optimizar a igual modo que en los deportistas de élite sus necesidades tanto de energía como de macronutrientes, en especial los carbohidratos, según disciplina, carga de entrenamientos ,etc.

¿Qué producto no debemos dejar de introducir en verano en la dieta?

En verano debido a las altas temperaturas es fundamental mantenernos correctamente hidratados, además hay que tener especial cuidado porque cuando sudamos perdemos cantidades de minerales (Sodio), más aún si se realiza ejercicio físico a alta temperatura. Para preservar un correcto equilibrio hidroelectrolítico se debe seguir una dieta muy rica en fruta y verduras, elaboraciones típicas como gazpacho, ensaladas completas y zumos fresquitos nos garantizan una correcta reposición.

0 Comentarios

Mostrar

Te puede interesar