Deporte y Vida

SALUD

Mindfulness: la forma de meditación que te va a ayudar

El Mindfulness no es nada nuevo, se aplica desde hace más de 2.500 años en el budismo y se ha mostrado muy eficaz contra los trastornos de ansiedad y depresión.

El Mindfulness puede ayudarte.
Cognifit.com

Si aún no te has animado a ponerlo en práctica, deberías probarlo. El Mindfulness no solo es bueno para la mente y para todas nuestras neuras: cada vez tiene más aplicaciones en el campo de la medicina. ¿Pero, en qué consiste? En esencia, es un estado en el que se presta atención a los pensamientos y emociones sin pasar a valorarlos, sin luchar contra ellos, simplemente observándolos. Parece fácil, pero no, no lo es. En la religión budista se usa desde hace más de 2.500 años, así que no es ninguna novedad aunque se esté poniendo de moda desde hace décadas.

Cómo empezó en occidente

John Kabat-Zinn, biólogo molecular por el MIT (Masachusetts Institute of Technology) y también conocido por su activismo contra la guerra de Vietnam y la investigación militar en la universidad, fundó en 1979 el Center for Mindfulness in Medicine, Health Care and Society, donde empezó a investigar a pacientes con dolor crónico. Asimismo, el estadounidense “despojó” esta disciplina de su componente religioso (el budismo) y la convirtió en algo laico, accesible a todo tipo de personas sin importar su condición. En una entrevista con el periódico La Vanguardia, Kabat-Zinn explica que “descubrió la meditación zen a los 21 años y desde entonces he investigado de manera científica las capacidades del mindfulness para sanarnos”.

Aplicaciones en la salud

Dos jóvenes practicando yoga.

- Reduce la ansiedad, la depresión y la angustia. Se han descrito buenos resultados en el tratamiento de estas enfermedades, incluso reduciendo las recaídas en depresiones recurrentes.

- Promueve la neuroplasticidad, esto es, la capacidad del cerebro para cambiar a partir de la experiencia. Según el acreditado psiquiatra Jeffrey M. Schwartz, esta técnica podría ser muy beneficiosa en el tratamiento del trastorno obsesivo-compulsivo.

- Es beneficioso para el corazón: mejora la presión arterial. Un estudio observó que el mindfulness mejoró a pacientes con síntomas de pre hipertensión.

- Previene las recaídas en personas con riesgo de adicción incluso con una efectividad superior a largo plazo que los programas tradicionales.

- Mejora la calidad del sueño.

- Mejora la función cognitiva, incrementa la capacidad de concentración y es bueno para la memoria. Estudios demuestran que la meditación intensiva y sistemática puede mejorar la capacidad de atención.

- Se considera una buena estrategia para la pérdida de peso.

- Ayuda en la lucha contra el dolor crónico o agudo, como empezó a investigar Kabat-Zinn.

¿Cómo y cuándo hacerlo?

Para adentrarse en el uso del Mindfulness, se recomienda comenzar con la meditación vipassana, que significa “ver las cosas tal como son”, y centrarnos únicamente en nuestra respiración. En España hay varios centros especializados que pueden servirnos de ayuda. Incluso existen apps que guían para meditar correctamente.

Lo más recomendable es hacerlo a primera hora de la mañana, con el objetivo de mantener la concentración y elevar la productividad de cara al resto del día. Los más duchos puede que alcancen la media hora de mindfulness al día, pero se suele comenzar por cinco o diez minutos. Asimismo, es ideal que el lugar donde lo vayamos a practicar esté libre de ruidos (esos teléfonos…) y así podamos desconectar completamente del mundo. Para comenzar a ver los beneficios de esta técnica, los expertos hablan de entre cinco y ocho semanas de meditación a diario.