Deporte y Vida

Guía para vagos para salvar el mundo: el cambio está en nosotros

MEDIO AMBIENTE

Guía para vagos para salvar el mundo: el cambio está en nosotros

Guía para vagos para salvar el mundo: el cambio está en nosotros

Beboy - Fotolia

Pequeños gestos como andar en bicicleta, pensar en realizar una compra sostenible, llevar botellas de agua reutilizables, vacunar para proteger a nuestro entorno...

Sí, efectivamente existe una Guía para vagos para salvar el mundo. Y está en nuestra mano realizar pequeños gestos para que nuestro entorno sea mejor, empezamos por lo local y llegamos a lo global. De hecho, la ONU ha creado tres niveles de concienciación: desde el sofá, desde nuestra casa y fuera de nuestra casa.

Guía para salvar el mundo desde el sofá

No lo dice la ONU, pero lo decimos nosotros, leer Buenavida+ puedes ser una de las acciones para realizar desde el sofá que pueden ayudar a salvar nuestro mundo.

Ahorra electricidad desenchufando los electrodomésticos en una regleta y desconectándolos por completo cuando no los utilices, incluso el ordenador.

Deja de utilizar los estados de cuenta bancarios en papel y paga tus facturas on line Si no se utiliza papel, no es necesario destruir bosques. Utiliza las notas del móvil o los documentos del ordenador para apuntar los textos que más te gusten, estarás ahorrando papel.

Apaga las luces. La televisión y la pantalla del ordenador ya emiten una luminosidad cómoda, así que puedes apagar otras luces si no las necesitas.

¿Quieres calcular tu huella de carbono? Puedes hacerlo en Climate Neutral Now .

Guía para salvar el mundo desde nuestra casa

Una de las primeras cosas que podemos hacer es aprovechar el aire para secar la ropa, por ejemplo. Incluso nuestro pelo.

Tomar duchas en lugar de baños, que necesitan muchos más litros de agua que una ducha de entre 5 y 10 minutos.

Comer menos carne y más pescado. Se destinan más recursos para la obtención de carne que para el crecimiento de las plantas, por ejemplo.

Congela los productos frescos y las sobras de la comida si no va a poder comerlos antes de que se estropeen, o no apetece cocido de la abuela tres días seguidos. Así, ahorrarás comida y dinero.

El reciclado de papel, plástico, vidrio y aluminio impide que los vertederos sigan creciendo.

El packaging (la eliminación) de muchos productos ayuda en la sostenibilidad y el medio ambiente.

Evita precalentar el horno. A menos que necesites una determinada temperatura de cocción, empieza a calentar la comida justo al encender el horno.

Retire la nieve manualmente cuando llegue el invierno. Evitas los ruidosos sopladores de nieve, que producen gases de escape, y haces un poco de ejercicio

Utilice cerillas de cartón. No necesitan nada de petróleo, a diferencia de los mecheros de gas fabricados de plástico.

App Sea Food Watch

Guía para salvar el mundo fuera de nuestra casa

Compra productos locales. Apoyar los negocios de la zona ayuda a la gente a conservar su empleo y contribuye a impedir que los camiones tengan que desplazarse grandes distancias. Es la llamada compra de kilómetro cero y con un menor impacto de CO2, además de aprovechar los productos de temporada que tienen mayor potencial de vitaminas y nutrientes que comprar fuera de temporada.

Planifica las comidas, haz listas de la compra y evita las compras impulsivas. Sí, es verdad, no vayas a hacer la compra con hambre.

Compra fruta de aspecto raro: muchas piezas de fruta y verdura se tiran por no tener el tamaño, forma o color ‘adecuados’. Al comprar estas piezas de fruta que están en buen estado estamos utilizando alimentos que de otro modo podrían acabar en la basura.

Compra marisco sostenible. Existen apps como Sea Food Watch que te indican qué productos son seguros para consumir.

Andar en bicicleta te permite hacer ejercicio y contarminar menos.

Muévete en bicicleta, andando o en transporte público. Evita utilizar el coche. Te mantendrás en forma y evitarás contaminar.

Utiliza una botella de agua y una taza de café reutilizables. De este modo, reducirás los desechos y quizás hasta puedas ahorrar dinero en la cafetería.

Lleva tu propia bolsa a la compra. Deje la bolsa de plástico y empieza a llevar tus propias bolsas reutilizables. Además, las bolsas de tela están de moda y puedes lucir el mensaje que quieras.

Mantén el coche en buen estado. Un coche a punto emite menos gases tóxicos.

El mercado de segunda mano está más en auge que nunca. Dona lo que no utilices, realiza mercadillos en tu vivienda cuando te mudes, así ahorrarás en transporte y podrás cambiar la decoración y la ropa cada cierto tiempo, y tus amigos comprarán barato. Y sí, las nuevas aplicaciones de venta de segunda mano son un buen método para vaciar tu casa y dar una nueva vida a muchos productos. Igual nos inunda el método Marie Kondo…

Vacúnate y vacuna a tus hijos. Proteger a tu familia de enfermedades también ayuda a la salud pública, es una de las principales recomendaciones de la ONU.

0 Comentarios

Normas Mostrar