Deporte y Vida

Cuida lo que comes sin tener que seguir una dieta estricta

SALUD

Cuida lo que comes sin tener que seguir una dieta estricta

Cuida lo que comes sin tener que seguir una dieta estricta

Fit-Me Nutrición

A veces sabemos que tenemos que perder peso, pero no contamos con tiempo suficiente para planificar una dieta: si sigues estos consejos, seguro que alcanzas tus objetivos.

En muchas ocasiones leemos y releemos dietas que encontramos por internet, buscamos la opinión de buenos nutricionistas e incluso nos proponemos comenzar la semana próxima con un estricto plan para adelgazar, pero por una razón u otra siempre nos estancamos y no damos con la tecla para quitarnos unos kilos. Aquí van unos cuantos consejos para adelgazar sin la necesidad de estar continuamente preocupados por seguir un plan nutricional.

Tener claro qué es sano

La comida saludable está libre de aditivos innecesarios, por lo que no añadirá calorías extra: una pechuga de pollo al horno, por ejemplo, es mucho más sano que un trozo de pollo empanado. Lo mismo ocurre con las patatas, aunque tengamos debilidad por su variante frita. También será mucho mejor merendar una manzana y un puñado de nueces que cualquier tipo de bollería industrial.

Prohibido ir a comprar con hambre

Esto es de sentido común. Si vamos al supermercado un poco glotones, tenemos tendencia a comprar todo lo que se nos antojaría en ese mismo instante. Un estudio de JAMA Internal Medicine lo comprobó con 68 adultos, de los cuales la mitad estuvieron sin comer las cinco horas previas a elegir los alimentos y la otra mitad sació su hambre en ese mismo espacio de tiempo.

Lee las etiquetas

Calcular las porciones de comida y calorías es más fácil si leemos las etiquetas de los productos que vamos a comprar. Hay que prestar especial atención a la cantidad de calorías que tiene la comida por cada cien gramos de producto, ya que la inmensa mayoría lo especifica de esa manera. Así podremos tener una idea aproximada del tamaño calórico de la porción.

Moderación

Aquí es donde solemos fallar todos, y más si es comida basura o dulces. Recuerda que no hace falta reventar los botones de la camisa, y saber que nos hemos pasado es fácil si estamos pendientes del tamaño de la hinchazón de nuestro abdomen. Los excesos de comida durante el día que no hayamos gastado como energía se depositarán en forma de grasa, y habremos fracasado de nuevo en nuestra misión de perder kilos.

Cuidado con lo que bebes

Y no, no solo hablamos de alcohol y calorías vacías. Una bebida estándar de 200 ml suele contener al menos 100 calorías, ya sea leche, zumo de fruta de marca o coca cola. Para no caer en esta trampa, hemos de asegurarnos de estar siempre bien hidratados, y esto solo lo conseguiremos bebiendo mucha agua, además de nuestras porciones de fruta y verdura. El té también puede ser una gran opción para evitar las bebidas azucaradas.

Si comes o cenas fuera, también tienes opciones saludables

Comer saludablemente en un restaurante no es imposible. Por ejemplo, puedes intentar sustituir la guarnición de las patatas fritas, preguntar por las salsas y guarniciones con las que aliñan la comida o elegir los platos más sencillos y saludables de la carta. Aun así, si cumplimos con los deberes durante la semana, no pasa nada por pecar un día.

La mejor dieta del mundo no existe

Olvida las modas pasajeras y los atajos, porque cada dieta depende exclusivamente de las particularidades genéticas y metabólicas de la persona en cuestión. Para conseguir perder peso y mantenerlo a largo plazo, hay que pensar en un estilo de vida también a largo plazo: aprender a cocinar, alimentarse y comprar los productos adecuados.

0 Comentarios

Normas Mostrar