Deporte y Vida

Sí, la primavera nos pone de buen humor, y esta es la razón

CUESTIÓN DE PIEL

Sí, la primavera nos pone de buen humor, y esta es la razón

Sí, la primavera nos pone de buen humor, y esta es la razón

Alergias aparte, la mayoría recibe la llegada del buen tiempo con optimismo. Analizamos la relación entre esta época del año y la sensación de bienestar

La primavera llega con tal poderío que su sola presencia basta para levantarnos el ánimo. ¿Será por el estallido de vegetación? (tan temido por los alérgicos), ¿por la suavidad de las temperaturas? ¿Porque desaparecen las nieblas? Seguro que más de una vez se lo ha preguntado y, probablemente, atribuya esa sensación de bienestar al conjunto de atributos primaverales.

La duda también ha asaltado a un grupo de investigadores de la Universidad de Brigham Young, en Utah (Estados Unidos) que ha analizado diferentes variables atmosféricas (contaminación, lluvia y temperaturas, entre otras) y las ha cruzado con datos de salud mental de más de 16.000 personas adultas de Provo (Utah). Los hallazgos son concluyentes: cuando se absorbe suficiente sol, el nivel de angustia emocional permanece estable, pero si hay menos tiempo de sol, la angustia tiende aumentar. Mark Beecher, profesor de psicología y coautor del estudio, que ha publicado la revista Journal of Affective Disorders, subraya que “este es un hallazgo sorprendente de nuestro trabajo. Lo realmente importante es la cantidad de tiempo entre la salida y la puesta de sol”.

No se trata de infravalorar la opinión de Beecher, pero lo cierto es que los trastornos que acarrea la escasez de sol son bien conocidos por los especialistas, hasta el punto de estar ya acuñado “un subtipo de trastorno depresivo llamado depresión lumínica, que se da cuando hay poca luz y en personan que tienden a oscilar frecuentemente de estado de ánimo”, describe Julio Bobes, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP). El problema mejora con fototerapia, que consiste en la exposición diaria a un espectro de luz que compensa la escasez de luz, un tratamiento en el que, según el psiquiatra, los países nórdicos tienen experiencia.

En España, “no vemos ese tipo de depresión lumínica”, asegura Bobes, pero sí se puede afirmar que el sol nos hace felices -si por felicidad entendemos estar relajados-. “Cuando hay más luz estamos más relajados. A los animales les gusta ponerse al sol (los gatos, los lagartos…), lo buscan y se relajan. Es una sensación placentera. Y lo mismo nos sucede a las personas”. Además, el sol nos ayuda a mantener nuestra temperatura corporal a unos 37ºC, ahorrando al metabolismo el gasto para que no baje esa temperatura. “El sol relaja porque suple sin esfuerzo la necesidad que tiene el organismo de mantener una determinada temperatura”, argumenta el presidente de la SEP, y “a bajar el nivel de esfuerzo es algo a lo que nos apuntamos todos los seres vivos”.

Otra explicación se relaciona con la producción de la melatonina (la conocida como hormona del sueño). Valentín Martínez-Otero, profesor de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid, recuerda que “el invierno se relaciona con el aumento de melatonina, una hormona asociada al letargo invernal de algunos animales, pero también a la somnolencia que pueden tener algunas personas”. Por el contrario, al alargarse los días (las horas de sol)”disminuye la producción de melatonina y el organismo está más activado”.

A consecuencia de esa mayor activación, aumenta el deseo de salir a la calle y de realizar tareas al aire libre, y favorece las relaciones sociales que, como observa Martínez-Otero, son importantes para la felicidad de las personas, aunque “disfrutar en compañía depende de la personalidad de cada uno”. Así, unos disfrutarán de unas cervezas al aire libre con los amigos y otros serán felices sentados al sol leyendo un libro.

Lo cierto es que, “la primavera la sangre altera –relata el profesor de la UCM- y una temperatura adecuada, unidas a muchas horas de luz, es una combinación estimulante para nuestro organismo”.

0 Comentarios

Normas Mostrar