Síguenos

SURF

La piscina de olas de Sabadell genera debate entre detractores y defensores del proyecto

Representantes de movimientos vecinales y ecologistas muestran su oposición a ubicar una piscina para la práctica del surf en el cauce del río Ripoll.

0
La piscina de olas de Sabadell genera debate entre detractores y defensores del proyecto
SurfCity

El Ayuntamiento de Sabadell presentó en marzo el proyecto de una piscina de olas para el surf que debería ubicarse en el cauce del río Ripoll y que debería estar lista en 2024. El proyecto de SurfCity constaba (consta) de 3 hectáreas de terreno ya calificadas como de us deportivo donde debe ir una piscina de 140 metros de largo y 35 de ancho, con capacidad para 40 surfistas -que pagarían entre 30 y 50 euros por hora- a la vez y bombeando 240 olas cada hora de hasta 2,4 metros de altura. Un restaurante, dos piscinas más, gimnasio y skatepark completan la oferta de un proyecto anunciado como "sostenible", con un circuito cerrado de agua con un consumo de agua mensual equivalente a regar medio campo de fútbol y el 50% de la electricidad generada con placas solares.

Hasta aquí todo bien. Pero entidades ecologistas y vecinales no piensan lo mismo. Así lo han hecho saber a través de algunos de sus representantes en el programa Tot Es Mou de TV3, que anunciaba el proyecto como "una piscina de olas gigantes para la práctica del surf". En redes sociales, los comentarios de la pieza -para variar- están más subidos de tono, pero esto es lo que dicen las personas que participan del reportaje:

Mercè Argemí, del colectivo Amics del riu Ripoll, explica que "quieren construir la piscina en un espacio público que forma parte del espacio natural del río y que es inundable [...] Yo soy de Sabadell y no conozco una gran afición al surf aquí. Me sabe mal pensar que tenemos que ser referentes de una práctica que nos hemos sacado de la manga [...] Es una zona que dicen que está vacía o muerta, pero al contrario, está viva porque no hay construcciones".

Por su parte, Joan Carles Sallas, de la Associació per la Defensa i Estudi de la Natura, expone también que "el proyecto no tiene ninguna lógica ambiental. El surf debe practicarse en el espacio natural que le toca [...] O un proyecto privado ocupa un espacio tan grande para una actividad lúdica y elitista, o destinarlo a la ciudadanía para que tenga espacios comunes... ese es el grandilema que tenemos como ciudad".

Finalmente también habla Pol Gibert, primer teniente de alcaldesa del Ayuntamiento de Sabadell, en este caso en defensa del proyecto: "Es interesante, son 14 millones de euros de inversión que posicionarán la ciudad en el ámbito de los deportes acuáticos, de amplia tradición aquí [...] Cualquiera que vaya a la zona se va a encontrar un solar con poca vegetación que lo último que ha tenido es un aparcamiento. El impacto en la zona es mínimo y no afecta al cauce del río [...] El Ayuntamiento no pone ni un euro, es una inversión privada en un espacio calificado como deportivo".