CICLISMO

"Temí lo peor por Alaphilippe"

Romain Bardet concedió una entrevista a L'Équipe en la que analizó la dura caída en Lieja-Bastoña-Lieja y su ayuda a Alaphilippe: "Pensé que se quedaría solo para siempre".

0
El ciclista francés del DSM Romain Bardet saluda antes de la salida en la Lieja-Bastoña-Lieja.
Twitter @TeamDSM

Romain Bardet se convirtió en uno de los héroes de la Lieja-Bastoña-Lieja no por su actuación deportiva, ya que no terminó la carrera, pero sí por evitar una desgracia tras la montonera masiva que se produjo a 62 kilómetros de meta tras socorrer al campeón del mundo Julian Alaphilippe, que quedó tendido en la cuneta a causa de la caída. Una acción que le ha valido el reconocimiento de todo el pelotón por su nobleza.

Este martes Bardet copa la portada del prestigioso diario deportivo francés L'Équipe tras su gesto con Alaphilippe y ha concedido una entrevista al diario para relatar cómo vivió la caída desde dentro. "Siempre se han producido caídas en las carreras, pero esta fue muy violenta, me cuesta hablar de eso. Fue un caos. Recuerdo los cascos chocar contra el asfalto y los gritos de dolor de los muchachos. Cuando caes a esa velocidad y con los discos cortando como navajas es una ruleta rusa. Me da miedo que un disco de esos me dé en la garganta algún día. En este caos es imposible controlar nada. Nos caímos a 70 km/h en una superficie que no era buena y que habría tenido heladas en invierno. Vi como varios chicos se rozaban por pasar el manillar o la rueda delantera y uno de ellos se echó muy cerca del que llevaba al lado. Era el momento de la carrera más propicio para que sucediese un drama".

Bardet reconoció que tras frenar tuvo una pequeña laguna de cuatro o cinco segundos sin saber lo que pasó y también reveló cómo se dio cuenta de la gravedad del estado de Julian Alaphilippe tras la caída. "No recuerdo nada de la caída, no sé si me caí. Sé que iba a rueda de Tom Pidcock y Jérémy Cabot, intentando dejar algo de margen con ellos. Solo recuerdo frenar y decirme a mí mismo que se acabó la temporada. La siguiente imagen que recuerdo es la de estar con Alaphilippe en la cuneta. En ese momento no sé ni dónde está mi bicicleta. Sólo sé que me golpearon por detrás y que creo que me he caído. Ya recuperado del susto veo a Julian y veo que está muy mal. Apenas puede respirar y es incapaz de hablar, de moverse. Y me doy cuenta de que soy el único que está ahí con él. Se van las motos, los coches, y estoy yo sólo en la cuneta con él, gritando sin que nadie me escuche. Fue muy angustioso. Sentí que se iba a quedar allí solo para siempre"

Bardet, que este lunes ya publicó un alegato en sus redes sociales en el que pedía más responsabilidad al pelotón, volvió a hacer hincapié en esta idea durante la entrevista. "Cuando subo a la carretera, casi me atropella un director deportivo que intentaba llegar al pelotón. Necesitamos más humanidad, por favor. Acabamos de pasar una escena aterradora y se lo tomaban como un simple lance de carrera y donde sólo importaba la competición (...) Creo que a nivel de comportamiento individual las cosas tienen que cambiar y tenemos que aceptar nuestro puesto en la carrera. Tenemos que encontrar un límite, pero siento que ese límite se está llevando al extremo (...) Los chicos toman riesgos cada vez más grande. Vale, es cosa de la competición. Lo ves también en la Fórmula 1, con pilotos haciendo locuras para ganar una posición. Pero esta tendencia me preocupa".

Por último Bardet confesó que se mostró muy aliviado cuando Alaphilippe le escribió horas después de su carrera ya que temió lo peor por su compatriota. "Alaphilippe me escribió a las dos de la mañana del domingo al lunes. Cuando recuperó su teléfono fue lo primero que hizo. Nos conocemos desde hace tiempo y espero que se recupere pronto. Cuando abandoné la carrera tras rescatarlo sólo quería saber cómo estaba. Tenía miedo de que tuviera una vértebra afectada y se quedase parapléjico. Realmente temí lo peor".