CICLISMO EN PISTA | LA INTRAHISTORIA

Del velódromo... a la Luna

Christina Birch, olímpica en Tokio, ha sido seleccionada por la NASA entre más de 12.000 solicitantes para un programa de entrenamiento de dos años.

0
Del velódromo... a la Luna
ROBERT MARKOWITZ NASA-JSC

Christina Birch (35 años) no es una deportista al uso. Once veces campeona de EE UU de ciclismo en pista, dos medallas de oro en los Juegos Panamericanos y miembro del equipo olímpico norteamericano en los Juegos de Tokio... además de licenciada en matemáticas, bioquímica, biofísica molecular, con un master en ingeniería biológica del MIT, profesora de bioingeniería y miembro del Instituto de Tecnología en la Universidad de California. Y desde ahora, una de los diez nuevos candidatos a astronauta elegidos por la NASA, entre más de 12.000 solicitantes, para "representar a Estados Unidos y trabajar en el espacio para el beneficio de la humanidad".

Christina Birch.

La ciclista de Gilbert (Arizona) comenzará en enero un programa de dos años de entrenamiento con la finalidad de participar en misiones de espacio profundo a destinos como la Luna a bordo de la nave espacial Orion de la NASA y el cohete Sistema de Lanzamiento Espacial. Esta preparación se dividirá en cinco categorías principales: operación y mantenimiento de los complejos sistemas de la estación espacial, formación para caminatas espaciales, desarrollo de habilidades robóticas complejas, operación segura de un jet de entrenamiento T-38 y dominio del ruso.

"Es algo surrealista para mí. No fue hasta que me puse el traje azul por primera vez cuando realmente comencé a sentir que esto era real. Es como si acabara de ganar la lotería. Creo que el hecho de hacer deporte y llevarlo a un nivel realmente alto para tratar de ser la mejor deportista podía ayudarme en el proceso de solicitud y también creo me va a ser útil en el futuro. Estar cómoda al entrar en procesos difíciles y desconocidos y seguir aportando el 100% incluso cuando estás cansado son lecciones que aprendí como ciclista y que me van a servir bien en este proceso", asegura Birch en un comunicado de la NASA. Mientras otros piensan en París 2024, Birch tiene el destimo de su viaje un poco más lejos.