VUELTA AL PAÍS VASCO | 5ª ETAPA

Honoré remata la exhibición del Deceuninck antes de Arrate

Formó parte de una escapada que madrugó mucho y decidió la victoria en Ondarroa entre él y el checo Cerny. Todo queda pendiente para mañana en la última etapa.

Honoré remata la exhibición del Deceuninck antes de Arrate

No deja de sonar el vals en esta Vuelta al País Vasco. Todos bailan por parejas: Roglic-Pogacar, los vascos Aranburu-Izagirre… y esta vez tocaba al Deceuninck.Una bicefalia en cabeza durante toda la etapa para jugarse el triunfo en Ondarroa. Es como una apisonadora el equipo belga, una manada de lobos hambrientos y sin piedad antes bajo las etiquetas Omega Pharma y Quick Step. La victoria número 15 de la temporada ha sido apoteósica. Y séptimo ganador diferente. Honoré y Cerny llegaron de la mano tras atravesar la frontera vizcaína. Una de esas estampas tan sugerentes y que tanto impresionan en ciclismo. Un saludo con los puños (tan característico en esta era de la pandemia), diálogo y debate amistoso sobre a quién regalar la victoria. El jefe Patrick Lefevere decidió que fuera para Honoré, que tiene menos palmarés y es más joven que su compañero checo, un ciclista más largo que el campo de fútbol de Oliver y Benji. La próxima ya será para éste, el campeón en ruta en su país y con una etapa en el Giro. El danés solo saca brillo a una jornada de la Settimana Coppi e Bartali y le hacía una ilusión gigante levantar los brazos en la Itzulia.

La etapa por la costa vasca tuvo cierto aire de clásica, con un perfil rompepiernas y viento favorable en muchas fases. Así se lo tomaron los dos grandes protagonistas, "como una carrera de un día". El terreno era propicio para el control del pelotón, pero este se mostró confiado y un ataque intermedio de Aranburu y Fraile descolocó a muchos. Se vaciaron en una bajada a tumba abierta y por detrás reaccionaron tarde; para cuando se dieron cuenta, el dueto delantero estaba ya en la tumbona de Ondarroa refrescándose. Una jornada en la que la UCI prohibió a los ciclistas lanzar los bidones una vez consumidos, ese tesoro que recogen los aficionados de menor edad, aduciendo razones medioambientales; solo se puede hacer en los lugares indicados, que suelen ser poco indicados para esos niños que tanto los aprecian.

Casi con el banderazo de salida se organizó una escapada que acabó decantando la jornada. Schelling, Bernard, Amador y los Deceuninck, Honoré y Cerny. El danés pasaba más que su compañero y parecía este la bala que iban a jugar. Llegaron a tener tres minutos de ventaja y no era mala gente para galopar hacia la meta. Leknessund trataba de enganchar con ellos, hacía de puente, se quedaba en la subida a Gontzagaraigana y volvía a contactar. Hacía la goma, habitual preámbulo para la derrota.

El grupo volaba, iba desbocado. Barrenetxea y Marczynksi se cayeron en la entrada Munitibar. Todos pensaban que la fuga estaba controlada e incluso variaba el viento para conjurarse con el pelotón, en el que tomaban cierta responsabilidad el Euskaltel y Caja Rural. Allí andaba Valverde, conocedor de un final que le iba bien. Su sueño era celebrar por todo lo alto los 18 años de su primera victoria en profesionales, un éxito al que se han anudado otros más de 130. Fue su bautismo precisamente en una etapa de la Itzulia, en un esprint entre Plentzia y Vitoria, tras batir a Rebellin.

Pogacar y McNulty se dejaron ver en cabeza a 30 km para acabar, como queriendo poner orden en la anarquía general, estando en el sitio que le corresponde al que ansía la txapela. Roglic pedaleaba algo más atrás, siempre agazapado. En Urkaregi los escapados estaban a un minuto; parecía pan comido. Se realizó entonces la selección definitiva, Bernard, hijo de Jeff, aquel ciclista francés al que se llegó a considerar sucesor de Hinault, siguió a duras penas a los compañeros de equipo Cerny y Honoré. Iba con el gancho el francés del Trek. Llevaban una zurra considerable y por detrás remaban duro, pero aguantaban como titanes. Herrada saltó para tratar de hacer de puente pero le devoraron bajando Aranburu y Fraile, dos que se exprimieron tanto que les tenían que dejar pasar las motos de enlace. Omar iba justo ante tanto esfuerzo y hasta pidió comida a su compañero a diez para la meta.

Los Deceuninck eran como el AVE camino de Ondarroa, la ‘patria’ de los futbolistas Iñigo Martínez y Kepa Arrizabalaga. En el repecho de Mutriku casi hacen el afilador y se van al suelo. A los Astana los recaudaron a 4,9 km de acabar. Honoré se largó y dejó a Cerny junto con Bernard, en el intento por soltar el ‘lastre’ francés. No pudo más el Trek y les otorgó el protagonismo total. Landa se dejó ver tímidamente por detrás. Cerny daba los relevos más fuertes. Tras la tachuela de Saturraran, hasta levantaba la rueda delantera a modo de triunfo cual Moto GP. El honor del primer peldaño del podio en la etapa se lo cedió a su compañero. Bernard entró a 17 segundos y el grupo, encabezado por Impey, a 28. Todo queda para la mítica subida a Arrate, con McNulty primero, Roglic a 23 segundos y Pogacar a 43.

La etapa de mañana, la sexta de la Itzulia 2021, es la llamada a decidir la carrera. Y no solo porque sea la última, sino por su formato corto y explosivo. Solo 111,9 km, pero siete puertos puntuables: tres de Primera, uno de Segunda y tres de Tercera. Tras superar Arribinieta (3ª; km 5) y Elkorrieta (3ª; km12), llega Azurki (1a; km 24; 5,4 km al 7% de desnivel medio y rampas de hasta el 16); Elosua (2a; km 44) servirá de transición hacia una segunda mitad de etapa ya con los las dos subidas a Arrate. La primera por Krabelin (1ª; km 69; 5 km al 9,6 y tramos al 17) y la segunda, después de Trabakua (3ª; km 90), por Usartza (4,5 al 8,8 y puntos al 13), con la cima a 2.400 metros de meta. Un escenario sin duda ideal para que los eslovenos Pogacar y Roglic continúen con el impresionante pulso que iniciaron en el Tour y que ha tenido en los tres primeros días de esta Itzulia el siguiente capítulo. Un duelo de gigantes al que también se quieren unir Valverde, Landa, Ion Izagirre y un Pello Bilbao que es el mejor colocado en la general, cuarto, del pelotón nacional. Todos con opciones y completando una buena carrera.

CLASIFICACIONES

Etapa

1. Mikkel Frolich Honoré (DIN/Deceuninck-Quick Step) 3:39:54.

2. Josef Cerny (CZE/Deceuninck-Quick Step) m.t.

3. Julien Bernard (FRA/Trek-Segafredo) a 17.

4. Daryl Impey (ZAF/Israel Start-Up Nation) 28.

5. Simon Clarke (AUS/Team Qhubeka ASSOS) m.t.

General

1. Brandon McNulty (USA/UAE-Team Emirates) 16:05:43.

2. Primoz Roglic (SVN/Team Jumbo-Visma) a 23.

3. Jonas Vingegaard (DIN/Team Jumbo-Visma) 28.

4. PELLO BILBAO (ESP/Bahrain-Victorious) 36.

5. Tadej Pogacar (SVN/UAE-Team Emirates) 43.

...//...

8. ALEJANDRO VALVERDE (ESP/Movistar Team) 1:13.

9. ION IZAGIRRE (ESP/Astana Premier Tech) 1:15.

10. MIKEL LANDA (ESP/Bahrain-Victorious) 1:23.