CICLISMO | TOUR DE FLANDES

Batalla en Flandes

El segundo Monumento ciclista parte con Van der Poel defendiendo título ante Van Aert, el gran favoritos, y el campeón del mundo Alaphilippe. Cortina, a dar una alegría.

Batalla en Flandes
DIRK WAEM AFP

El Tour de Flandes, el segundo Monumento de la temporada, reúne este domingo a la élite clasicómana en sus tradicionales cotas y tramos adoquinados, aunque los focos de esta 105ª edición se centrarán en tres nombres: Mathieu van der Poel, Wout van Aert y Julian Alaphilippe. Los tres parten como grandes favoritos a una prueba que regresa a sus fechas originales después de que el año pasado la pandemia la trasladara a octubre y viviera un duelo entre los tres, con victoria del neerlandés ante el belga sobre la misma línea de meta... mientras el francés era trasladado al hospital tras chocar con una moto.

Con ese precedente, esta edición de 2021 se presenta con Van Aert dispuesto a llevarse la gloria en su tierra. “Este año he podido preparar mejor la carrera. En 2020 fue después del Tour y tenía las piernas bien, pero ahora de cabeza estoy más fresco”, asegura el del Jumbo, que además llega de vencer en la Gante Wevelgem. Mientras, Van der Poel, ganador de la Strade Bianche, siembra dudas al asegurar que no se encuentra lo bien que le gustaría... y señala como uno de los grandes aspirantes a un Alaphilippe que niega tener ganas de venganza: “Es un honor correr el Tour de Flandes de arcoíris e intentaré demostrarlo”.

De momento, las apuestas colocan al belga por delante del neerlandés y del ciclista del Deceuninck, aunque el favoritismo del trío y el marcaje que llevarán a cabo entre ellos puede abrir el abanico de aspirantes, que son muchos. Veteranos curtidos en mil batallas como Van Avermaet (tres podios pero sin triunfos), Kristoff (ganador en 2015) o Peter Sagan (vencedor en 2016) emergen entre los candidatos a dar la sorpresa. En el caso del eslovaco de 31 años, con la motivación extra de sentirse algo menospreciado en el Bora a pesar de que demostró en la Volta que aún puede seguir ganando: “No me siento viejo”.

Con menos presión correrá la principal baza española, un Iván García Cortina que ha acabado en el top-30 de todas las grandes clásicas que ha disputado este año y busca dar ese paso adelante para ser considerado candidato. A sus 25 años cuenta aún con margen de mejora, y en el Movistar tiene toda la confianza para seguir creciendo. Acompañado de Serrano, Erviti y Lluis Mas (los cuatro son los únicos españoles en carrera), el asturiano también debe encontrar su sitio en la batalla que se espera este domingo en Flandes.