CICLISMO

El Ineos asusta de nuevo

La victoria de Dylan Van Baarle demostró el gran momento de forma del equipo británico en este inicio de temporada y a la espera de que lleguen las grandes vueltas.

Adam Yates rueda acompañado por sus compañeros del Ineos Grenadiers durante la cuarta etapa de la Volta a Catalunya con final en Port Ainé.
Toni Albir EFE

En el Año I después de Froome, el equipo Ineos parece no echar de menos al ciclista que les llevó a la gloria durante gran parte de la década de 2010, con victorias en Giro, Vuelta y sus cuatro generales del Tour de Francia. O eso es lo que demuestran los resultados cosechados por la escuadra de Sir Dave Brailsford en este primer tramo de la temporada.

Pese a ser un equipo en el que no destaca la figura de un gran velocista para luchar por victorias en los esprints, el Ineos es el tercer equipo que más victorias ha cosechado en lo que llevamos de temporada con un total de 10 triunfos, sólo superado por el Deceuninck Quick-Step, con 13, y por el Jumbo-Visma, con 11, según los datos de ProCyclingStats.

Y es que el Ineos ha logrado estas victorias imponiendo numerosos estilos dentro del pelotón. En la Estrella de Bessèsges, con una forma de correr más agresiva y al ataque, ganaron dos etapas con Filippo Ganna y rozaron la general con Kwiatkowski. Una agresividad que también demostraron en el Tour de la Provence con el triunfo de Iván Ramiro Sosa en el Mont Ventoux y en la general, con Egan Bernal tercero.

Sin embargo, la llegada de las carreras del UCI World Tour ha hecho aflorar el potencial que atesora el Ineos. En la crono del UAE Tour Filippo Ganna volvió a demostrar su dominio y en la Volta a Catalunya fue Rohan Dennis quien pulverizó el crono antes de que Adam Yates impusiera su ley en Vallter 2000 y el Ineos recuperase el tren en el pelotón para conservar el liderato de Yates, bien flanqueado en la general por Richie Porte y Geraint Thomas en una imagen para la historia del equipo.

Tras el triunfo de etapa de Ethan Hayter, una de las jóvenes promesas del equipo, el Ineos ha demostrado que puede brillar en las próximas clásicas de Flandes y las Ardenas tras la exhibición este miércoles de Dylan Van Baarle en A Través de Flandes y para sacarse la espinita de lo sucedido en Milán-San Remo, cuando Tom Pidcock y Michal Kwiatkowski (que corrió lesionado) no lograron rematar el gran trabajo del equipo en el tramo final. Pese a la amenaza del Jumbo-Visma, del UAE Emirates de Pogacar y el hambre voraz del Deceuninck Quick-Step en busca de etapas, el Ineos sigue demostrando que aún puede imponer su rodillo de nuevo en el pelotón... incluso antes de que sus líderes luchen por las grandes vueltas.