CICLISMO

Wellens se luce en una fuga de altura con Bernal, Gilbert...

El belga del Lotto Soudal se marchó de la escapada de 17 a 13 km de meta y nadie le pudo coger: etapa y liderato. Martí Márquez (Kern Pharma), representante español.

0
Wellens se luce en una fuga de altura con Bernal, Gilbert...

Tim Wellens demostró en la tercera etapa de la Estrella de Besseges lo bien que se le dan los inicios de temporada. Conquistó la quebrada tercera etapa de la Estrella de Besseges y se enfundó el liderato después de ser el más fuerte de la escapada del día, una fuga de muchísima calidad con nombres muy importantes. Sin embargo, el belga, que conquistó dos etapas en la pasada Vuelta, hizo una exhibición de potencia para estrenar su palmarés en este 2021 y colocarse con grandes opciones de ganar la general.

Egan Bernal tira de la escapada.

La carrera fue a mil por hora desde el principio y la lucha por meterse en el corte bueno fue titánica. Muchos fueron los que lo intentaron, y 17 los que lo lograron. Ojo a los nombres: Greg van Avermaet (Ag2r), Philippe Gilbert, Tim Wellens y Stefano Oldani (Lotto Soudal), Egan Bernal y Michal Kwiatkowski (Ineos), Jake Stewart y Lars van der Berg (Groupama), Clément Carisey (Delko), Odd Christian Eiking (Intermarché), Edward Theuns (Trek), Mads Schmidt (Israel), Nils Politt (Bora), Michael Golg (Qhubeka), Bryan Coquard, Cyril Barthe (B&B) y Marti Márquez (Kern Pharma). Este último, el único representante español, dando continuidad a la buena imagen del Kern Pharma en este inicio de campaña en el que se estrenan en la categoría Pro Continental.

Con tanta calidad en el grupo y con buen entendimiento, la escapada hizo camino y se convirtió en inalcanzable para el pelotón con el hasta este viernes líder, Christophe Laporte (Cofidis). La etapa estaba delante y a falta de 15 km, en un repecho seguido de una bajada complicada, fue el momento en el que se rompió la fuga. Michal Kwiatkowski aceleró, pero un susto en el descenso (donde fue normal ver posturas sobre la bici de las que la UCI prohibirá) le arrebató las opciones.

Wellens no dudó y su arrancada pronto abrió hueco. Era la buena, ya que la ventaja no hizo más que crecer hasta plantarse en solitario en la meta. Este sábado, penúltima etapa, sin grandes subidas, pero con terreno rompepiernas antes de que el domingo todo se decida en la crono final.