CICLISMO | MUNDIAL

Van Aert, un histórico doblete de plata que acaba en "decepción"

El belga se marcha con dos segundos puestos de su primer Mundial de carretera, pero en la que estaba entre los favoritos a ganar en las dos pruebas.

Van Aert, un histórico doblete de plata que acaba en "decepción"
AFP

Wout van Aert acudió al Mundial de Imola con el reto de lograr un doblete que no se veía desde Indurain y Olano en Duitama 1995. Y el belga lo logró, pero de plata. Su segunda posición en la crono le pareció dejar satisfecho ante la superioridad que mostró el italiano Filippo Ganna, pero la de ayer en la prueba de fondo no: “Es una decepción, el segundo puesto es doloroso. Estaba en el estado de forma que quería y se hizo un gran trabajo, pero los metros que tomó Alaphilippe fueron decisivos. Ha sido un golpe duro”.

Tal era su favoritismo que la selección belga corrió totalmente a la defensiva, incluso el propio Van Aert admitió que cuando se vio en un corte en la penúltima subida con Landa, Urán y Nibali, decidió “no darle continuidad y ser más conservador”. Mucha presión para alguien que hacía su debut en un Mundial de carretera, aunque también es verdad que pocos ‘novatos’ saben lo que es haber llevado el arcoíris en tres ocasiones por sus triunfos en ciclocross.

Su actuación fue muy seguida en Bélgica, que soñaba con ver al fenómeno de 26 años en lo alto del podio. Y hasta se montó una gran polémica porque, en la persecución de Alaphilippe en los últimos kilómetros, se consideró que su compañero Roglic debió haberle ayudado más. Van Aert rechazó el argumento (“creo que se vació”, dijo) y el propio Roglic se manifestó: “Lo di todo, preferiría que hubiera ganado él antes que Alaphilippe”.