CICLISMO | MUNDIALES

El reto de Van Aert

El belga debuta en un Mundial con tres arcoíris de ciclocross (14:25 TDP y Eurosport). Pello Bilbao, con la ilusión de terminar entre los diez mejores en Imola.

El reto de Van Aert
REUTERS

Uno de los ciclistas del momento, el belga Wout Van Aert, debuta hoy en Imola (Italia) en un Mundial de carretera y lo hará entre los favoritos a llevarse un maillot arcoíris a casa. En el caso del ciclista del Jumbo, para que acompañe a los tres jerseys multicolores que tiene ya por sus títulos de ciclocross, lo que significaría hacer un doblete inédito en categoría masculina absoluta (haber sido oro mundial en carretera y barro). Algo que sí han logrado mujeres como la francesa Pauline Ferrand-Prévot o la neerlandesa Marianne Vos, pero que en la categoría masculina rozó otro belga, el legendario Roger de Vlaeminck, cuando fue plata en el asfalto y oro en el barro en una misma temporada (1975).

Perfil de la contrarreloj

La tremenda versatilidad que ha demostrado Van Aert desde que dio el salto al World Tour, ejemplificada en el reciente Tour de Francia, hace que nadie le descarte de ninguna de las modalidades en las que competirá, por lo que tendrá dos oportunidades para lograr medalla: hoy en la contrarreloj (14:25, Teledeporte y Eurosport) y en la prueba de fondo del domingo con el potente bloque belga.

"No sé aún lo cansado que llego del Tour, pero correré con ambición, que nadie piense que la crono me la voy a tomar como un calentamiento para la carretera", asegura el campeón de su país de la modalidad, que ayer reconoció el recorrido y contó con los consejos de su compatriota Campenaerts. Una ambición que habrá que ver si basta ante los que serán sus grandes rivales, especialistas redomados como el australiano del Ineos Rohan Dennis, que aspira a su tercer título; su compañero neerlandés en el Jumbo, Tom Dumoulin; el italiano del Ineos Filippo Ganna (ojo al favorito para muchos); otro líder de la formación británica como Geraint Thomas… en lo que también será otro capítulo de la rivalidad entre las dos formaciones del World Tour.

Una cita en la que también intentará brillar el único representante español, Pello Bilbao, que llega de hacer un buen Tour al lado de Landa, aunque las características del recorrido: 32 km no muy técnicos y llanos, no es el que mejor se le adapta. "Es una contrarreloj bastante sencilla en el aspecto técnico quitando la aproximación al circuito. Una vez se entra al circuito la carretera es ancha, muy rápida y sin ninguna complicación", explica el vasco, campeón nacional, que también se marca su propio objetivo: "Sería grande acabar en el top-10. No soy un peso pesado, pero espero tener el punto extra del Tour".