CICLISMO | TOUR DE FRANCIA

El debut en el Tour de Higuita Monster: "Vengo con ambición"

El campeón colombiano, de 23 años, se estrena en la Grande Boucle con "ganas de aprender y de buscar oportunidades para cazar triunfos".

0
El debut en el Tour de Higuita Monster: "Vengo con ambición"
Jesús Rubio

Sergio Higuita (Medellín, 1 de agosto de 1997) debuta en el Tour en la atípica edición de 2020. El colombiano se estrenó en una grande en la Vuelta de 2019, en la que terminó 14º y se llevó la victoria en Becerril de la Sierra: “No me importaría sacar unos resultados similares, siempre hay que afrontar las carreras con ambición. Aunque mi primer día, con condiciones adversas de clima, nerviosismo, caídas y problemas, no lo recordaré con tanto cariño. Fue un asco, pero yo al menos no me caí camino de Niza”.

Esta campaña conquistó “los dos eventos más importantes” de su país antes de la pandemia: el Nacional de fondo y el Tour de Colombia (más una etapa). Su maillot distintivo, de amarillo chillón, le diferencia en medio del pelotón: “Me habría hecho ilusión cambiarlo por el de líder del Tour, pero no estuve bien en la subida a Orcières-Merlette”. Su equipo, el Education First, cuenta con una triple baza colombiana para mirar a la general y a los triunfos parciales: Daniel Martínez, reciente vencedor del Dauphiné, Rigoberto Urán, segundo en el Tour de 2017, y él. “La carretera definió que Rigo se encuentra en la mejor posición, así que le arroparemos. Entre nosotros existe confianza y muy buen ambiente. Dispondremos de ocasiones”. De momento marcha 20º, a 2:48 de Adam Yates.

A Sergio le apodó Higuita Monster el mánager de su escuadra, Jonathan Vaughters, porque su “cara aniñada y sonrisa esconden ambición e instinto asesino”. Registró la marca y luce de logo un león. Para el Tour diseñó sus propias mascarillas: “El mote es una cosa graciosa, me agrada, y lo del marketing me entretiene”. En esta primera participación en la ronda gala pretende “ir al máximo y aprender en cada jornada, sin presión”. La primera mitad de la temporada 2019 la completó con la Fundación Euskadi (se apuntó una victoria en el Alentejo), y también le sirvió “de adaptación a Europa y experiencia tremenda”. Porque le gustaría convertirse en un ciclista “aspirante a las grandes”: “Pese a que no me quiero encasillar, pienso que las tres semanas se me dan bien. Por mi versatilidad nunca descartaré las pruebas de un día ni las de una semana. Consiste en competir, en ganar siempre que se pueda”.