TOUR DE FRANCIA

Las nuevas fechas del Tour empujan la Vuelta al otoño

La Grande Boucle se disputará del 29 de agosto al 20 de septiembre. El Giro y la Vuelta serán tras los Mundiales (27 de septiembre).

La Unión Ciclista Internacional (UCI) y el Tour de Francia confirmaron la noticia más esperada en su deporte con un comunicado conjunto: la ronda gala se aplaza por la prohibición de eventos multitudinarios en Francia hasta mediados de julio (se programó del 27 de junio al 19 de julio), y se disputará del 29 de agosto al 20 de septiembre, unas fechas adelantadas el martes por el diario Dauphiné. La UCI anunció también que el Mundial se celebrará entre el 20 y el 27 de septiembre, pese a la coincidencia de un día con el Tour, y que después les tocará a Giro y Vuelta en ese orden. La carrera española se pospondrá hasta el otoño. Eso, si la pandemia y las decisiones de las autoridades sanitarias lo permiten.

Con el plan con el que trabajan organizadores, equipos, corredores y UCI, y como publicó AS, sólo se consideran imprescindibles las tres grandes, los cinco monumentos y los Mundiales. Siempre existió un consenso total para “priorizar el Tour por encima del resto”, en un intento de salvar la temporada y la economía. La Grande Boucle conoce las nuevas fechas y se respetan sus tres semanas de duración. Algo a lo que también aspiran Giro y Vuelta.

En el caso de la Vuelta, pretende encontrar el mejor acomodo posible en su nueva ubicación otoñal, con la preferencia del mes de octubre. Al menos, contar con la mayor parte de la cita en ese mes, aunque la prueba tuviera que terminar inevitablemente en noviembre. Eso podría suponer que se pisara en alguna jornada con el Giro (que baraja celebrarse entre el 3 y el 25 de octubre). Tal y como se ha planteado el panorama, la nueva ubicación de la Vuelta le puede permitir contar con corredores estelares que quieran descansar tras el Tour y descarten el Giro por su proximidad con la ronda francesa. En ese encaje de piezas, tampoco se descarta que Vuelta y Giro sufran recortes en el número de días. Una opción que, si bien ambas desean evitar, está presente por lo complicado que parece celebrar sus salidas en el extranjero. Si la Vuelta iba a hacerlo desde los Países Bajos, en el caso del Giro ya se anunció que se cancelaba su arranque desde Hungría.

Una vez que encajen las grandes y los monumentos, se estudiará la recolocación de otras competiciones que lo pidan. La suspensión de cualquier actividad ciclista quedó fijada hasta el 1 de julio, el 1 de agosto en el caso del World Tour. Entre las solicitudes de las escuadras y los corredores figuraba completar un mínimo rodaje de dos meses en carretera antes de afrontar el Tour, así que julio se exprimirá para citas menores y en agosto vendrían el Dauphiné, Polonia o Tirreno. Los Campeonatos Nacionales se disputarán el fin de semana del 22 al 23 de agosto y no se anularán los Europeos (con las fechas por decidir). La UCI desea culminar sus nuevos calendarios, masculino y femenino, para el 15 de mayo. Sin embargo, dependerá de la situación sanitaria mundial.