Competición
  • Premier League
  • Liga Portuguesa
Premier League
Liga Portuguesa

CICLISMO

Los retos pendientes de Valverde con el maillot arcoíris en 2019

Alejandro Valverde posa con el maillot arcoíris y la bicicleta con la que competirá en 2019.

Movistar Team

Después de lograr el maillot arcoíris en los Mundiales de Innsbruck, el ciclista murciano podría afrontar en 2019 otros desafíos que aún le faltan en su extenso palmarés.

Alejandro Valverde consiguió con su victoria en el Mundial de Innsbruck poner fin a su relación esquiva con el maillot arcoíris tras haber sumado dos platas y cuatro bronces en ediciones anteriores. Sin embargo, a sus 38 años, al murciano aún le quedan numerosos retos por afrontar dentro del calendario ciclista y el hecho de lucir el maillot arcoíris durante este 2019 puede animarle a probar nuevos desafíos y a luchar por títulos que aún se le resisten en su palmarés.

Podría ser el primer vestido de arcoíris en ganar en el sterrato de la Strade Bianche

Valverde tiene mucha simpatía por la clásica del sterrato, en la que ha logrado buenos resultados pese a que aún se le resiste en su palmarés. Tras ser 13º en 2013, Valverde no ha bajado del Top-10 las últimas cuatro ocasiones que ha competido en la Toscana. Subió al podio como tercero en 2014, fue décimo en 2016 y terminó cuarto en 2018 tras Tiesj Benoot, Romain Bardet y Wout Van Aert. Philippe Gilbert y Michal Kwiatkowski han sido los únicos campeones del mundo capaces de ganar sobre el sterrato de la Toscana... aunque ninguno de ellos lo hizo vestido de arcoíris, algo que Valverde sí podría conseguir.

Milán - San Remo: 'La Classicissima' espera al arcoíris

Otro de los retos que Valverde podría afrontar vestido de arcoíris es el asalto a la Milán - San Remo, el primer monumento de 2019. Valverde ha tomado la salida en seis ocasiones, aunque en ninguna de ellas ha estado cerca de la victoria, con el 15º puesto de 2016 como mejor resultado. El éxito de Vincenzo Nibali en la edición de 2018 tras atacar en el Poggio y llegar en solitario puede dar bríos a Valverde para sumar otra gran victoria a su colección. Sería el segundo monumento diferente para Valverde tras Lieja-Bastoña-Lieja, donde ha ganado cuatro veces.

El pavés y las Clásicas de Flandes, la asignatura pendiente

Si hay un terreno en el que apenas se ha visto competir a Alejandro Valverde, ese han sido los adoquines. Sin contar etapas del Tour de Francia en las que se hayan atravesado etapas de pavés, Valverde ha competido en sólo 3 ocasiones en grandes citas sobre adoquines. En 2014 tomó la salida en E3 Harelbeke (63º) y en A Través de Flandes (36º). Como preparación para la etapa de Roubaix, Valverde regresó a esta última prueba en 2018, finalizando en una meritoria undécima posición rodando muy cerca de los más expertos en el pavés. Sin embrago, Valverde nunca ha competido en las tres grandes citas del pavés: Gante-Wevelgem, Tour de Flandes y París-Roubaix. El maillot arcoíris podría llevarle a afrontar este nuevo desafío y, por lo pronto, ya ha confirmado su participación en A Través de Flandes y Tour de Flandes para este 2019. No podrá estar en Gante-Wevelgem al coincidir en el calendario con la Volta a Catalunya, donde el murciano defenderá el título de 2018.

Amstel Gold Race para completar el tríptico de las Ardenas

En las Ardenas Valverde suma 5 Flecha Valona (2006, 2014, 2015, 2016 y 2017) y 4 Lieja-Bastoña-Lieja (2006, 2008, 2016 y 2017) y sólo le falta ganar la Amstel Gold Race para completar el Trítpico de las Ardenas. Valverde ha competido 12 veces en 'La Clásica de la Cerveza', en seis ocasiones ha sido Top-10 y en tres ocasiones se ha subido al podio: en 2008 como tercero y en 2013 y 2015 como segundo clasificado. En el caso de ganar la Amstel Valverde lograría una hazaña que sólo han conseguido Michele Bartoli, Bernard Hinault, Davide Rebellin, Philippe Gilbert y Eddy Merckx. En el caso de ganar las tres pruebas el mismo año, Valverde igualaría los hitos de Rebellin en 2004 y de Gilbert en 2011, mientras que si gana al menos una de las tres pruebas empataría con Eddy Merckx como 'Rey de las Ardenas', ya que 'El Caníbal' ganó 10 carreras del Tríptico repartidas en 5 Lieja-Bastoña-Lieja (el que más veces ha ganado 'La Decana'), 3 Flechas Valona y 2 Amstel Gold Race.

Giro y Tour, las grandes vueltas que aún se le resisten

Dos de los retos más difíciles para Valverde para sumar a su palmarés son ganar la general del Giro de Italia y del Tour de Francia, las dos grandes vueltas que se le resisten, aunque viendo su nivel en la última Vuelta a España, donde fue quinto tras ceder en la penúltima jornada en Andorra, podría parecer posible. Valverde regresará al Giro tres años después y lo hará vestido de arcoíris. El murciano guarda grandes recuerdos de su única participación en la ronda transalpina en 2016, ya que terminó tercero en la general tras Nibali y Chaves además de sumar la victoria de etapa en Andalo para inscribir su nombre en la lista de ganadores de etapa en las tres grandes. Más complicado se presenta el reto de vestir el maillot amarillo en los Campos Elíseos, donde sí logró subir al podio como tercero en 2015 tras Chris Froome y Nairo Quintana. En principio, y salvo sorpresa mayúscula, Valverde no tomará la salida del Tour de Francia 2019 para centrarse en el Giro de Italia y la Vuelta a España.

Otras pruebas de una semana que se le resisten a Valverde

Valverde también podría animarse a competir en pruebas de una semana donde aún se le resiste el triunfo en la general. En el Tour Down Under 2012 venció en la exigente subida a Willunga Hill aunque Simon Gerrans se llevó el triunfo en la general pese al empate por tiempos. Valverde también ha rozado la victoria en las tres ediciones que ha competido en París-Niza. En 2005 ganó la etapa de Niza y fue mejor joven para terminar segundo en la general a 10" de Julich. En 2010 fue segundo, pero sus resultados fueron anulados tras los dos años de sanción que le impusieron por su presunta implicación en la Operación Puerto. En su regreso a la competición en 2012, Valverde logró la victoria en Lac de Vassivière para ser tercero en la general tras Bradley Wiggins y Lieuwe Westra.

Mientras que en sus dos participaciones en Tirreno-Adriático se ha mostrado discreto (119º en 2002 y 18º en 2016), Valverde sí ha brillado en el Tour de Romandía, donde ganó una etapa en 2006 y fue tercero en la general ese año tras Evans y Contador, y donde sí logró la general en 2010, aunque se le retiró la victoria por su sanción. Valverde también compitió en la Vuelta a Suiza de 2012, donde finalizó en novena posición en la general. Algunas pruebas de una semena del UCI World Tour que aún no han visto en acción al murciano son el Tour de California, la Vuelta a Polonia y el Binck Banck Tour.

Otras carreras de un día del UCI World Tour que aún le faltan a Valverde

Entre el resto de citas de un día del UCI World Tour que aún le faltan a Valverde, el murciano sólo ha competido en la Clásica de Plouay, finalizando 65º en 2007. Valverde no ha competido en otras pruebas como Eschborn-Frankfurt, Cyclassics de Hamburgo y los Grand Prix de Québec y Montreal.

Posibilidad de doblete Europeo-Mundial

Valverde también podría afrontar el reto de sumar a la corona mundial el título de Campeón de Europa en una prueba en la que aún no ha competido. Peter Sagan ha sido hasta la fecha el único ciclista en ser simultáneamente campeón del mundo y de Europa tras ganar el cetro mundial en 2015 y 2016 y el título europeo en 2016.

El oro olímpico en Tokio 2020

Posiblemente los Juegos Olímpicos de Tokio sean la última gran cita para Alejandro Valverde como ciclista profesional. Serían los quintos Juegos para Alejandro Valverde, quien llegaría a la cita con 40 años. En Atenas 2004 fue el único ciclista español en terminar la prueba, ya que llegó en la posición 47 a 2:29 del campeón Paolo Bettini. En Pekín 2008 Valverde finalizó 13º en un grupo que llegó a 22 segundos del oro olímpico Samuel Sánchez. En Londres 2012 llegó en el grupo principal en el puesto 18 tras no dar caza a Alexander Vinokourov y Rigoberto Urán, oro y plata respectivamente. Y en los Juegos Olímpicos de Río a Valverde se le hizo larga la última ascensión a Vista Chinesa para finalizar en 30ª posición a más de 9 minutos de Greg Van Avermaet después de trabajar para Purito Rodríguez. Valverde podría desquitarse en Tokio, en un recorrido de 234 kilómetros muy exigente en el que la subida a Mikuni a 40 de meta será decisiva.