TOUR DE FRANCIA 2017

La etapa del día: "El más duro de los encadenados del Tour"

Este domingo se afrontarán tres puertos de categoría especial: La Biche, 10,5 km al 9%; Grand Colombier, 8,5 km al 9,9%; y Mont du Chat, 8,7 km al 10,3%.

Francia
La etapa del día: "El más duro de los encadenados del Tour"

Siete puertos puntuables, uno de cuarta, dos de tercera, otro de segunda y tres de categoría especial, aguardan al pelotón este domingo. Para Alberto Contador, se trata de “la etapa más dura” de este Tour. Y no se concluye en alto, sino tras la vertiginosa bajada del Mont du Chat. Esas tres cimas fuera de categoría rondan o superan el 10% de desnivel medio: La Biche, 10,5 km al 9%; Grand Colombier, 8,5 km al 9,9%; y Mont du Chat, 8,7 km al 10,3%. “Supondrá el encadenado más exigente de las tres semanas. Aunque faltan cumbres por encima de los 2.000 metros, no veo otra jornada tan complicada”.

El pinteño confía en conservar sus opciones “para acabar lo más arriba posible en la general”, un cambio de discurso notable, pese a que concreta que significa “aspirar al maillot amarillo”. La clasificación no sufrió cambios tras la Estación des Rousses: marcha octavo, a 52 segundos de Chris Froome. “Si se puede, atacaré. Sin embargo, más de uno pagará los esfuerzos de los días difíciles de kilómetros, calor y cansancio acumulado”.

Mientras Nairo Quintana asegura que se nota “más rodado” de cara a la batalla, Froome lanza un mensaje optimista: “No temo los descensos, he aumentado mis prestaciones en los últimos tiempos, ni tampoco las subidas. Me rodean ocho magníficos compañeros”. El británico sí que reconoce que espera que su ventaja en la general se amplíe: “No sé si será la etapa reina, pero seguro que se producirán diferencias relevantes. Por mi bien, deseo que caigan a mi favor”.

El parte meteorológico habla de rachas de viento de más de 70 km/h y probabilidad del 40% de lluvias. Una bajada “con trampa” como la del Mont du Chat, como confirma el amarillo, puede convertirse en un tormento en caso de precipitaciones. “Aun así, me siento listo para defender el liderato y coger más renta sobre los rivales”, desafía Froome.