TOUR DE FRANCIA:

Froome: “No fueron más que rasguños, sólo debí controlar”

El británico aseguró su tercer título gracias al control que ejerció el Sky y a su dominio en la montaña. No temió por el amarillo, pese a la caída del viernes.
Tour de Francia 2017: Etapa 15, Laissac-Le Puy

Froome: “No fueron más que rasguños, sólo debí controlar”
KIM LUDBROOK EFE

Aunque en el Sky se encendieron las alarmas por la caída de Chris Froome camino de Saint Gervais-Mont Blanc, las heridas no mermaron el rendimiento del líder, que tampoco recibió ataques ni en la subida ni en el descenso del Joux Plane: “Dormí bastante bien, pese a que el día anterior resultó muy duro emocionalmente. Fueron sólo unos rasguños. Me dejé la piel literalmente por el maillot amarillo, pero sólo debíamos controlar en la última jornada alpina gracias al colchón de cuatro minutos”.

Cinco hombres de negro impusieron su ritmo en el Joux Plane: Thomas, Henao, Nieve, Poels y Froome. “El tren del dolor”, como lo denomina Poels, un hombre clave en la consecución del tercer título de Froome: “Nuestra marcha no permite apenas acelerones de los rivales, vamos casi al límite”. El jefe, cómo no, agradeció el trabajo de sus gregarios: “Mi equipo es el mejor, aunque no lo diga la clasificación. Detalles como disponer de Thomas y su bicicleta marcan la diferencia en situaciones de crisis”. Y con sorna, remató: “No como en el Ventoux”.

Gracias a su tercer Tour, que le empata con Thijs, Bobet y LeMond, un peldaño por debajo de los pentacampeones (Anquetil, Merckx, Hinault e Indurain), Froome mira con tranquilidad al futuro: “En mis planes se encuentra aspirar al oro en Río, tanto en crono como en fondo, y tal vez disputar la Vuelta”.