UN ANTICIPO DEL RECORRIDO

La Vuelta a España 2016 tendrá diez llegadas en alto

Ézaro, La Camperona, Naranco, Lagos de Covadonga... y quizá el Aubisque. La gran ronda sigue fiel a su fórmula, pero reducirá dureza y traslados.
Vuelta a España 2017: Etapa 21, Madrid

La Vuelta a España 2016 tendrá diez llegadas en alto

La Vuelta a España 2016 seguirá siendo “estúpida” para Mark Cavendish, que la definió así hace tres meses por la proliferación de llegadas en alto. La crítica no ha hecho mella en Javier Guillén, que vuelve a apostar por una fórmula que le ha funcionado. A falta de confirmación (se presenta el 9 de enero en Santiago de Compostela), tendrá diez metas en subida, una más que en 2015, aunque entonces fueron nueve inéditas y esta vez se esperan pocos descubrimientos.

Hay otros mensajes que han calado más en Unipublic, que diseña una Vuelta con menos traslados. La celebración de los Juegos Olímpicos dos semanas antes del inicio (la carrera de fondo es el 6 de agosto) convierte en una incógnita la participación. El trazado de Río es duro y abre el pronóstico. Todos los jefes de filas han anunciado ya su presencia en Brasil. Mientras, sólo Nairo Quintana y Esteban Chaves se han apuntado de momento a la Vuelta. Este condicionante afecta al recorrido español, que se va a suavizar y va a concentrar etapas decisivas en la semana final. No habrá jornadas tan exigentes como las de Andorra y Ermita de Alba de 2015, aunque sí se perfilan un par de días de buena montaña.

Según las filtraciones que se han ido publicando, la Vuelta será como sigue. El primer bloque arranca con una crono por equipos y varias etapas gallegas: se conocen cinco, pero seguramente habrá una sexta en la Ribera Sacra. Ahí se concentran ya dos llegadas en alto: Ézaro y San Andrés de Teixido. Tras una meta en Puebla de Sanabria, la Vuelta enlazará otros tres finales en subida: Camperona, Naranco y Lagos.

El segundo bloque se conoce menos. De Asturias viaja a Cantabria, luego al País Vasco o Burgos, y después a la navarra Urdax. De ahí partirá una etapa de montaña: en las redes sociales se ha apuntado al Pirineo francés, con final en el Aubisque, pero también suena San Miguel de Aralar. Un etapa por Aragón pondrá el cierre a esta parte.

En el bloque final, la Vuelta se dirigirá desde Alcañiz a la Comunidad Valenciana, que en este 2016 tendrá mucha presencia (en 2015 ya pisó las tres provincias). La crono Jávea-Calpe es de lo poco que ha trascendido. El resultado de la contrarreloj de Burgos gustó mucho, por lo que esta disciplina repite en la última semana. Desde esta Autonomía se irá a Madrid, a través de alguna etapa en Castilla-La Mancha o de un traslado. Lo que es seguro es que no habrá sur más allá de Alicante: ni Murcia, ni Andalucía, ni Extremadura.