NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

EUROBASKET 2022

Problemas para Doncic: “Hemos conseguido que esté cansado”

El base está por debajo de su mejor nivel en el inicio del Eurobasket. Pésimos porcentajes de tres y desde la línea de personal, pérdidas... El físico, otra vez un posible factor.

Actualizado a
Problemas para Doncic: “Hemos conseguido que esté cansado”
SASCHA STEINBACHEFE

El grupo de la muerte, el B del Eurobasket 2022, no está decepcionando. Cuchillos largos casi en cada partido y solo un equipo, Hungría, fuera de plano. Porque Bosnia, que partía como otra de las hermanas pobres, se ha rebelado y, con su victoria contra Eslovenia, se ha metido de lleno en las cuentas para estar en octavos de final. Alemania, anfitriona (ahora en Colonia, en los cruces en Berlín), no ha perdido (3-0) y, con una excelente imagen, ha asegurado el billete para los cruces. A partir de ahí, Eslovenia y Francia buscan la mejor posición para el cruce y Bosnia se jugará el último billete con una Lituania en posición dramática, un 0-3 que le deja contra las cuerdas a falta de dos partidos, contra Hungría y Bosnia. Eslovenia, vigente campeona de Europa, está 2-1 (como Bosnia y Francia) pero tiene que jugar, en back-to-back, contra Alemania y Francia. Dos partidos durísimos.

En un grupo así, que Eslovenia esté 2-1 no es una rareza ni nada que fuera inimaginable. Pero lo peor para el equipo de Luka Doncic es que las sensaciones no han sido ideales. Más allá del triunfo sencillo contra Hungría, Eslovenia estuvo contra las cuerdas en el debut frente a Lituania, y perdió contra Bosnia en otro final igualado. Podría estar 3-0, pero también 0-3. Doncic, además, no ha mostrado su mejor versión más allá de unos minutos mágicos contra Hungría y un gran final contra Lituania, un tramo en el que decantó el partido con, sobre todo, su visión de juego.

El seleccionador bosnio, Aziz Bekir, ha apuntado al cansancio de Doncic como un factor en su nivel de juego, algo que fue relevante también en los Juegos de Tokio… pero ya con el torneo muy avanzado: “Era el tercer partido en cuatro días, y los rivales hemos conseguido que esté cansado. Nosotros también estábamos cansados, y cometimos errores, pero supimos jugar como equipo”.

Números que no están a su altura

Promediar 16,7 puntos, 7 rebotes y 8,3 asistencias con 21 de valoración serían números excepcionales para casi cualquiera en un gran torneo de selecciones. Pero no para Luka Doncic, que además no ha tenido su chispa habitual excepto en tramos concretos de los partidos. No ha dominado como suele ni ha sido con la diferencia habitual el mejor jugador en la pista. En ninguno de los tres encuentros ha superado los 20 puntos (14, 20 y 16) y contra Bosnia estuvo negado desde el triple (0/8), solo lanzó un tiro libre (y lo falló) y apiló 5 pérdidas. Acabó en 16+8+8 para una Eslovenia que, en su actual configuración, requiere más de él y que, además, juega a toda máquina, siempre en transición. Un ritmo vertiginoso que le permite hacer la vida imposible a los rivales… pero que quizá no es el ideal para un Doncic acostumbrado a masticar más los ataques, especialmente en sus últimos años en Dallas Mavericks.

Doncic (23 años) promedió en los Juegos de Tokio 23,8 puntos, 9,7 rebotes y 9,5 asistencias con 29,2 de valoración. Eslovenia acabó cuarta, sobre todo porque su gran estrella estaba fundido en los partidos por las medallas, una derrota agónica contra Francia en semifinales y otra contundente por el bronce, frente a Australia. Ahora, los números son peores, y las sensaciones también. Doncic está en un 46% en tiros de campo, brillante en lanzamientos de dos (76%) pero horrible desde la línea de tres puntos (18%): solo 4 anotados por 22 intentados. Y también está muy mal desde la línea de personal: 50%. Además, está en 4,7 pérdidas de balón en los casi 30 minutos que ha tenido que jugar por noche en sus tres primeros partidos en el Eurobasket.

No hay nada decidido y, en realidad, el Eurobasket no ha hecho más que empezar, al menos para quienes aspiran a sacar medalla. Y Eslovenia está en ese lote. Doncic tiene margen de sobra para recuperar su mejor versión y convertir a su equipo, automáticamente, en aspirante al oro. Pero su inicio ha sido extraño, de perfil más bajo del previsto y con el debate sobre su resistencia física ya en las ruedas de prensa.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?