OBITUARIO

Adiós a un grande de la NBA de los años 70: fallece Bob Lanier

El pívot, que ingresó en el Hall of Fame en 1992, ha fallecido a los 73 años. Su número 16 está retirado tanto en Detroit Pistons como en Milwaukee Bucks. Fue ocho veces all star.

0
Adiós a un grande de la NBA de los años 70: fallece Bob Lanier
Dick Raphael DIARIO AS

Un día triste para la NBA: Bob Lanier, uno de los grandes pívots de los años 70 y los primeros 80, ha fallecido a los 73 años. Miembro del Hall of Fame desde 1992, fue número uno del draft (en 1970) y ocho veces all star, siete en los setenta y la última en 1982. Incluso fue MVP del evento en 1974. Su excepcional carrera hizo que tanto Detroit Pistons como Milwaukee Bucks, las dos franquicias en las que jugó como profesional (1970-1984) retiraran su número 16. Su leyenda es especialmente recordada en Detroit, donde formó pareja con Dave Bing en los mejores momentos del equipo en la MoTown antes de la llegada, después, de los Bad Boys que ganaron dos anillos.

Lanier (un zurdo de 2,08) era un zurdo al que Willis Reed definió como “uno de los pívots más completos que había habido hasta ese momento”. Acabó jugando 959 partidos en la NBA (entre 1970 y 1980 en Detroit y después, hasta 1984 en Milwaukee) y promedió 20,1 puntos, 10,1 rebotes, 3,1 asistencias y 1,5 tapones. En playoffs disputó 67 partidos con 18,6 puntos, 9,6 rebotes, 3,5 asistencias y 1,5 tapones. Le faltó el éxito en las eliminatorias para iluminar definitivamente su carrera. En Detroit vivió años convulsos, con ocho entrenadores distintos en una década, y a Milwaukee llegó ya con 32 años. En Wisconsin jugó dos finales del Este y lamentó no haberse reunido antes con talentos como Marques Johnson y Sidney Moncrief.

A nivel individual, sin embargo, sus mejores años llegaron en Detroit. Nacido en Buffalo, descartó ir a la ABA, donde había sido pick territorial de New York Nets, y se enroló en unos Pistons con los que entró en el Mejor Quinteto Rookie (15,6 puntos y 8,1 rebotes) a pesar de que jugó con una rodilla maltrecha. Se había lesionado en el torneo universitario, llegando a St. Bonaventure a una Final Four que no pudo jugar. En el hospital firmó su contrato profesional, y después siempre se dijo que la mala gestión de esa lesión le impidió tener una carrera todavía más brillante en la NBA. En los Pistons, sin embargo, jugó a un nivel excepcional, y a partir de su segunda temporada (25,7 puntos y 14,2 rebotes) se pasó ocho promediando más de 21 puntos como uno de los mejores pívots de una era de pívots. De hecho, ya en College entró en el Segundo Quinteto nacional por detrás de, claro, Lew Alcindor. El mito que acabó siendo Kareem Abdul-Jabbar.

Después de su retirada, tuvo un paso efímero por los banquillos como asistente y entrenador interino de los Warriors (1994-95), y luego fue un muy querido embajador de una NBA que ahora lamenta su fallecimiento en una nota oficial del comisionado Adam Silver: “Fue un Hall of Fame y uno de los pívots con más talento de la historia de la NBA, pero su impacto en la Liga fue mucho más allá de lo que consiguió en las pistas. Durante más de treinta años, fue nuestro embajador y un asistente especial para David Stern y para mí. Viajó por todo el mundo enseñado nuestros valores y aportando un impacto positivo para los jóvenes de todas partes. Era una labor de amor para él, una de las personas más genuinas y bondadosas que he conocido".