EUROLIGA | BARCELONA-BAYERN

El Bayern boicotea el plan de Red Bull con su nuevo pabellón

El equipo alemán, que este martes se enfrenta en el quinto partido de cuartos contra el Barça, estrenará el SAP Garden para 12.000 espectadores en 2023.

0
El Audi Dome, actual pabellón del Bayern Múnich.
picture alliance dpa/picture alliance via Getty I

El Barcelona se juega este martes en el Palau Blaugrana (20:00, DAZN) gran parte de su temporada ante el Bayern Múnich alemán en el quinto y definitivo encuentro de las semifinales del playoff de la Euroliga. Quien venza en el feudo azulgrana, pasará a la Final Four. Allí, en Belgrado, el próximo jueves 19 de mayo, espera en semifinales el Real Madrid por un puesto en la gran final del sábado 21 de mayo.

Un escenario al límite que pocos esperaban: el Barça era (y es todavía) el gran favorito de la serie del playoff tras cerrar la fase regular en primer posición con 21 victorias en 28 partidos. El Bayern la clausura con un balance de 14-14 y la sensación de falso octavo: la eliminación de los tres equipos rusos (CSKA Moscú, Unics Kazán y Zenit San Petersburgo) por la invasión de Ucrania de su país le brindó una posibilidad que parecía una utopía a finales de febrero.

El SAP Garden, el futuro

A pesar de ese papel de víctima, los germanos han llevado la eliminatoria al límite después de doblegar en dos ocasiones a los culés. “Al principio no tenía la sensación de que el equipo creciera junto. Pero se unió. Las dos triunfos contra el Barcelona fueron únicos”, asegura Uli Hoeneß, exentrenador del Bayern de fútbol y presidente de honor del club, en una entrevista en el portal alemán BR24.

La primera victoria, en el estreno de la serie, fue en el Palau; la segunda, en el cuarto partido, en un Audi Dome que será reemplazado por el SAP Garden como domicilio de los muniqueses el próximo año tras casi dos de construcción. "Cuando hay 6.000 espectadores, es genial; cuando hay 12.000, es aún mejor. Espero un nuevo impulso para el baloncesto cuando lo terminemos”, continúa.

El pabellón, con capacidad para 12.000 espectadores para el baloncesto, es una proyecto del club alemán y Red Bull a través de Dietrich Mateschitz, su propietario. “Me dijo que los construyésemos juntos y le dije: ‘señor Mateschitz, lo haremos, pero usted tiene que pagar”, recuerda el presidente de honor de un club que también cuenta con uno de los mejores estadios del Viejo Continente: el Allianz Arena.

La entrada de Red Bull en el proyecto trajo un tira y aflojo para bautizar el nuevo pabellón de Múnich. SAP, la multinacional alemana de software, se llevó el naming right (derecho de nombre) finalmente, a pesar de los intentos de Mateschitz porque Red Bull patrocinara el nuevo emplazamiento deportivo: “Quería un Red Bull Arena, pero le dije: 'Eso no funcionará con nuestros aficionados”.