NBA | WARRIORS 126 - NUGGETS 106 (2-0)

Curry ya está aquí: 34 puntos, el baile de turno y Jokic, expulsado

Los Warriors opositan al anillo en otro partidazo. Curry, que volvió a salir de suplente, recuperó su mejor nivel. Jokic, desesperado, acabó expulsado. Poole ya es una estrella.

0

Los Warriors ya están aquí, si es que alguna vez se han ido. Y un aviso para navegantes: si llegan sanos a unas hipotéticas finales de Conferencia ante los Suns, van a tener mucho que decir. Mucho. Son un equipo neta y completamente distinto al de los últimos meses de regular season, han recuperado a todos sus efectivos, su nivel defensivo es sencillamente alucinante y tienen a todas sus estrellas muy metidas en el plan de reconquista trazado por Steve Kerr, ese ser celestial tan bien asesorado en el banquillo por caras conocidas como Mike Brown o Kenny Atkinson. Son muy buenos, tienen a Stephen Curry de vuelta a su mejor nivel, a Draymond Green en su nivel defensivo histórico de los años de los anillos y a Klay Thompson cada vez más metido en dinámica. Y a Jordan Poole, claro. Un hombre que se está comportando como una auténtica estrella.

La segunda victoria consecutiva ante los Nuggets pone a los Warriors 2-0 arriba en la eliminatoria. La franquicia tiene un récord de 13-1 en estos casos con una única derrota que se dio, ya se sabe, ante los Cavaliers en las Finales de 2016. Un recuerdo amargo que sirvió para encumbrar la dinastía, convertirla en leyenda y constatar que no solo en las victorias se forjan las grandes historias, también en alguna derrota que acompaña a cualquier nivel de deidad. El equipo de Colorado lo intentó, salió a morder, jugó una gran primera parte... y se fue 57-51 al descanso. Antes de eso llegó a ir ganando de 12 puntos, pero la realidad se impuso en forma de talento, en un Chase Center de efectiva y trascendental conexión con el público, de recuerdos del pasado que trasladamos al presente sin notar apenas la diferencia.

En todo el embrollo, los Nuggets colapsaron. Nikola Jokic, con 26 puntos, 11 rebotes y 4 asistencias, fue apeado del partido en el último cuarto tras recibir una falta clara de Green que los árbitros no señalizaron. La protesta vino acompañada de una segunda técnica minutos después de que DeMarcus Cousins y Will Barton se encararan en el banquillo en una imagen similar a la que vimos hace unas semanas entre Jimmy Butler, Erik Spoelstra y Udonis Haslem. Y antes incluso de eso, una palmada de Gary Payton II en el trasero de Jokic enfureció al pívot, desquiciado por la defensa rival y por el arbitraje. Ahí fue a poner paz Stephen Curry, que finalizó el encuentro con 34 puntos, de nuevo saliendo desde el banquillo, y algunos de sus bailes habituales, especialmente después de un 3+1 genial en la segunda mitad. Muchas cosas negativas en la espiritualidad de unos Nuggets que andan cortos de personal y cuya estrella, que opta a su segundo MVP consecutivo, se ve sola y está, tras una temporada muy larga, excesivamente cansada.

Will Barton, Monte Morris y Bones Hyland anotaron 12 puntos por cabeza, pero nada funcionó ante un equipo, sencillamente, mejor. Por parte de los Warriors, Klay Thompson carbura y se fue a 21 puntos y Jordan Poole estuvo espectacular: 29 puntos con momentos asombrosos en el tercer cuarto tanto en anotación como en asistencias, pasando bloqueos de forma increíble en defensa y con un 10 de 16 en tiros de campo y un 5 de 10 en triples. Green tuvo una producción habitual (6+3+6+3) y fue un filón en defensa, Andrew Wiggins convirtió 13 puntos y Nemanja Bjelica otros 10 dentro de un equipo que repartió un total de 27 asistencias. Los Warriors llegaron a anotar 70 puntos en 19 minutos. Y la combinación de Poole-Draymond-Curry-Wiggins y Klay coincidió durante 5 minutos en la primera mitad para un parcial combinado de 42-14 a los Nuggets. Poco más que añadir. La serie viaja a Colorado, donde los Nuggets intentarán rascar al menos una victoria para despedirse de una temporada eterna para ellos con la cabeza bien alta. Y los Warriors olfatean como cualquier depredador a su presa. Siguen olfateando. Y captan olores que son similares a los de un pasado no muy lejano. Ojo con eso.