NCAA | MARCH MADNESS 2022

El unicornio Holmgren avanza

Gonzaga sufre durante partido y medio pero se escapa a tiempo con un Holmgren tremendo: 19+17+5+7. La primera gran jornada de Madness ya tiene una víctima importante: Kentucky.

0
El unicornio Holmgren avanza
Abbie Parr AFP

Gonzaga ganó a Georgia State, claro. ¿Claro? Sí, claro… pero ojo. El 93-72 final parece lógico, nada que ver aquí. Un seed 1 (en el Oeste) superando por más de 20 puntos a un 16. No un seed 1: el gran favorito en todos los rankings del país, el equipo que llega al Madness 2022 para cerrar la herida de 2021, cuando en la final se quedó sin título y sin temporada perfecta (31-1) tras estamparse contra la voluntad inamovible de Baylor.

Pero, insisto, ojo: el partido estaba 35-33 al descanso, 45-46 empezada la segunda parte y 62-58 a diez minutos del final. Ahí los de Mark Few, que había advertido que los Panthers no eran un seed 16 más y que su nivel era mejor que su ranking, encontraron el turbo de su finísimo ataque, su seña de identidad: parcial de 21-0 que llegó a 24-1 y 58 puntos en la segunda parte. Pero hubo susto, minutos de muchos nervios en unos Bulldogs que se acogieron a sus referentes. El veterano, un Drew Timme que acabó con 32 puntos y 13 rebotes y anotó 22 en la segunda parte (tiene 21 años, está en su tercer año de College y quiere vengar la afrenta del año pasado); Y el joven, el nuevo, el unicornio: Chet Holmgren, un talento ilógico que mide 2,11 pero solo pesa 88 kilos. Que es un inacabable larguirucho con talento, manejo y rango de tiro de base. Pero también con unos brazos kilométricos para cambiar tiros en su zona. Holmgren acabó con 19 puntos, 17 rebotes, 5 asistencias y 7 tapones. Es el primer partido en el torneo (desde que se cuentan los tapones, a partir de 1986) de 15+15+5+5. Y el segundo del pívot en toda una temporada en la que nadie ha firmado ninguno más.

Para muchos, Holmgren tiene que ser el número 1 del próximo draft. Los que temen que sea demasiado liviano, demasiado flaco, lo colocan como muy abajo en el tres. Por ahí están Jabari Smith y Paolo Banchero, otros dos aspirantes al 1. Holmgren tiene el peligro de su poco convencional construcción, pero también el techo más alto de cualquier jugador de esta generación. Un talento especial con el que, antes de pensar en la NBA, quiere poner a Gonzaga donde no pudo el año pasado su amigo Jalen Suggs, líder del equipo casi perfecto de 2021 y número 5 del último draft. La primera ronda ya queda atrás, ahora llega Memphis en segunda. Un hueso.

Un desastre absoluto para Kentucky

Si el 1 del Oeste, y el favorito de consenso, salvó la primera noche, en el Este cayó el número 2, un peligro gigantesco (se suponía) para el campeón Baylor por su lado del cuadro. Kentucky, un coloso, no pudo (79-85 tras prórroga) con los Peacocks de Saint Peter’s, una pequeña universidad jesuita de Jersey City que está en el torneo universitario por cuarta vez. Kentucky, por si hay comparación posible, tiene ocho títulos. Pero ni llegó al torneo en 2021 ni ha pasado ronda en 2022, por primera vez eliminada a la primera desde que está en el banquillo John Calipari (2009). La universidad de Lexington llevaba 30 victorias seguidas contra equipos con ranking en dobles dígitos, décimo o peor. Y gasta al año en su equipo de baloncesto más de diez veces que estos Peacocks que son el décimo seed 15 que elimina a un número 2. Si se miran diferencias previstas por las casas de apuestas, esta es la tercera mayor sorpresa de la historia desde que (1985) el torneo incluye a 64 equipos: desde un +20 por el +21,5 de Norfolk State a Missouri en 2012 y el +20,5 de UMBC a Virginia en 2018.

Fue un partido histérico con 16 empates y 13 cambios de mando. Resuelto en la prórroga porque Kentucky no amarró el partido en los últimos cuatro minutos (encajó un 0-7 cuando ganaba 68-62). En parte, porque no pudo más el interior congoleño Oscar Tshiebwe, agotado al final y con mala puntería desde la línea de personal después de tirar de su equipo hasta donde pudo: 30 puntos y 16 rebotes para un jugador que apunta al final de la primera ronda del próximo draft, en el que en teoría puede ser top 10 Tyty Washington Jr, una de las primeras decepciones del torneo: el base se quedó en 5 puntos y 1 asistencia, fuera de foco y, un peligro conocido para Kentucky, sin ayuda en la creación adicional de juego y puntos. Así Saint Peter’s pudo estrechar el lazo y ganar finalmente en la batalla de nervios, con un partido tremendo de su pareja de guards: 27 puntos de Daryl Banks III y 20 del reserva Doug Edert. Es marzo y hay que bailar, pero a la Kentucky de Calipari se le olvidó hacerlo en el peor momento.