NBA | SPURS 109 - MAVERICKS 123

Doncic y Porzingis hacen camino

Excelente partido del esloveno y grandes minutos del letón cuando fue el único interior en pista de unos Mavs que jugaron a gran nivel en San Antonio. Desastres de Kings, Rockets...

0
Doncic y Porzingis hacen camino
Ronald Cortes AFP

Los Mavericks lograron su mejor victoria del curso. Por fin: sin apuros, sin sustos, sin complicaciones. Con una enorme superioridad sobre unos Spurs (109-123) a los que habían aniquilado al final del tercer cuarto (77-102) y a los que han ganado ya tres veces esta temporada (3-0). Así que el asunto está claro entre ellos. Y en general: 8-4 para los Mavs, 4-8 para unos Spurs que son un bloque cumplido hasta donde puede pero muy corto de talento.

La noticia, sin embargo, estuvo en el excelente despliegue de los Mavericks, que siguen ganando a los equipos peores que ellos, que ya es algo, pero que se impusieron esta vez con muy buenas sensaciones. Con el habitual Jalen Brunson al frente de la segunda unidad (17 puntos), con el partido más eficiente de Finney-Smith en lo que va de curso (15 puntos, 3/5 en triples, 7 rebotes, 3 robos) y, sobre todo, con excelentes sensaciones de su pareja de estrellas. El que lo es, estruendosamente, y el que debería serlo pero no suele: Doncic acabó con 32 puntos, 12 rebotes, 15 asistencias, un 6/13 en triples y solo dos pérdidas. Y Kristaps Porzingis, con 32 puntos, 7 rebotes y un 12/22 en tiros.

Doncic ha sumado ya, él, siete de los 12 partidos que ha visto la NBA en las últimas tres temporadas de al menos 30 puntos, 10 rebotes y 15 asistencias. “Hace la vida muy fácil a todos, absorbe la presión y encuentra tiros para los demás”, dijo Porzingis, que apiló 23 puntos en una fascinante (para sus estándares) primera parte que cerró con un triple final sobre la bocina. Su mejor producción, y la de su equipo, llegó con el letón como única referencia interior en pista: más espacios, más fluidez. A ver si Jason Kidd toma nota.

En los Spurs, un día absolutamente para olvidar. Es un equipo que ganará cuando el rival baje la guardia o tenga una mala noche. Y cuando juegue contra los tres o cuatro peores de la NBA. Esta vez no se encontró con ninguno de esos supuestos: 15+5+4 de Dejounte Murray, 15+9 de Keldon Johnson y casi nada más.

OKC THUNDER 105-SACRAMENTO KINGS 103

La derrota de los Spurs les deja por debajo de Oklahoma City Thunder, que enlazó su cuarta victoria seguida, excelente rendimiento, a costa de unos Kings que han perdido, por su parte, cuatro partidos consecutivos. Y que vuelven a ver cómo desaparece el suelo bajo sus pies después de un inicio de temporada más o menos prometedor. Tres este 105-103 casi milagroso, es un 5-6 para los de OKC y un 5-8 para los californianos, que vuelven a parecer incapaces de ser felices.

Los Thunder, que remontaron dos partidos de forma increíble a los Lakers, voltearon esta vez 18 puntos de desventaja en la segunda parte, no mandaron hasta el 93-92 y salvaron el triunfo en una jugada final heroica de Lu Dort, ese hombre-montaña que es uno de los mejores defensores de la NBA. De’Aaron Fox (mal inicio de temporada) tenía la posesión con 103-103 pero Dort le robó la bola, cruzó la pista y anotó la canasta del triunfo. Después, un triple de Hield ni se acercó a cambiar las cosas. Un desastre para los Kings, en el que los más fiables son casi siempre Harrison Barnes (21 puntos, 5 rebotes) y Holmes (16+15). Fox se quedó en 16 puntos y 5 asistencias y Hield en 14 puntos. Haliburton tampoco está al nivel esperado, por ahora. En los Thunder, 15+8 de Bazley, 7+5+5 de Giddey y 22 puntos de Dort. Ni siquiera hizo falta, buena noticia, un gran partido de Shai Gilgeous-Alexander (22 puntos en 24 tiros, 3 asistencias).

MEMPHIS GRIZZLIES 94-PHOENIX SUNS 119

Los Grizzlies también van a menos, con una defensa totalmente porosa, una de las peores de la NBA por ahora, y tres derrotas en los últimos cuatro partidos. Mal momentos para recibir a unos Suns en inercia contraria: inicio discreto y ascenso meteórico. Siete victorias seguidas para el finalista de la pasada temporada, la última sin contemplaciones ni historia: 94-119 después de tomar ventajas de más de 10 puntos en el primer cuarto y no soltar ya nunca el mando del partido. Chris Paul sumó 15 puntos, 12 asistencias y 5 robos, Devin Booker 17 puntos y 7 asistencias y el resto lo pusieron Crowder, Bridges, Cam Johnson, Payne… y una gran defensa que secó a los Grizzlies, liderados como siempre por Ja Morant (26+12+6). Santi Aldama tuvo cinco minutos en los que aportó 2 puntos, 1 rebote y 1 asistencia.

HOUSTON ROCKETS 92-P.T. BLAZERS 104

En el fondo del Oeste, junto a los Pelicans (1-12) están los Rockets, 1-11 ya después de perder también contra los Trail Blazers (92-104), que van aprovechando cada respiro que les da el calendario para sumar (6-7 ahora) en su discretísimo inicio de temporada. Las visitas de Pistons y Blazers no han servido para sumar la segunda victoria del curso a unos Rockets que firmaron su peor partido desde la línea de tres (7/32) y aguantaron como pudieron en el marcador, más por los defectos de los Blazers que por sus virtudes. Jalen Green se quedó en 9 puntos y estuvo mejor Alperen Sengun (12 puntos, 4 rebotes) en una rotación de rookies por la que sigue sin aparecer Usman Garuba. Kevin Porter Jr acabó con 18 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias, lo más potable más allá de la aportación de Tate y Eric Gordon. Christian Wood, la estrella del equipo, es un jugador totalmente desmotivado en este inicio de temporada: 8 puntos, 15 rebotes, 0/6 en triples. En los Blazers, sin tirar cohetes: 20 puntos y 7 asistencias de Damian Lillard, 17+5 de McCollum y 14+15 rebotes desde el banquillo de Nassir Little, una de las pocas buenas noticias para los de Oregón en este inicio de temporada.