NBA | RESUMEN DE LA JORNADA

Resúmenes y resultados de NBA: partidos de hoy, 28 octubre

Partidazo de los Heat en Brooklyn. Mal día también para los Bucks y para unos Suns a un nivel muy flojo, derrotados por los Kings en su pista con un triple in extremis de Harrison Barnes.

0

Sigue el drama en Brooklyn Nets. Ni un día sin líos, sin cosas de las que hablar. Siguen alternándose las victorias y las derrotas para un equipo (2-3 ahora) a años luz de donde tendrá que estar cuando lleguen los todavía lejanísimos (por la cuenta que les trae) playoffs 2021. Un equipo que se hunde en las segundas partes, que cae por su propio peso, que no tiene consistencia. Contra el que los rivales solo tienen (no es poco, claro) que capear las rachas tremendas de Kevin Durant, esperar pacientemente el momento. Porque el momento llega. Y más si ese rival es Miami Heat: 42-57 en la segunda parte y 93-106 final para un equipo que tiene ahora mismo tantos motivos o más que cualquiera para sentirse el mejor equipo del Este. Para sentirse tan favorito como cualquiera al anillo.

Los Nets no serán lo que pensábamos que podrían ser si nunca se integra Kyrie Irving y si, además, James Harden está al nivel mundano en el que ahora mismo está. Pesado de piernas, lento de reflejos, tremendamente inconsistente como anotador y más disperso de lo habitual como pasador. Lanzando muy pocos tiros libres por las nuevas normas y porque sus penetraciones son ahora plomizas, previsibles. Lo dice él, que se excusa: “Ahora mismo, y mira que me gustaría, no puedo meter 30 o 40 puntos en cada partido. Antes de la temporada no pude jugar, prepararme en pista, todo fue rehabilitación tras mi lesión. Voy poco a poco, solo tengo que seguir peleando". Kevin Durant, mientras, evita dramas, alaba la defensa de su equipo y no escapa del tema central de las últimas semanas: “Sé lo que queréis que diga. Y sí, echamos de menos a Kyrie. Es así. Es parte de este equipo".

El problema para los Nets es que todas sus actuales miserias quedan especialmente expuestas si llega de visita la máquina infernal de Spoelstra, unos Heat que tras su patinazo de la pasada temporada han ido a por todas. Y se nota: PJ Tucker y Kyle Lowry encajan como un guante, Tyler Herro ha resucitado, Jimmy Butler y Bam Adebayo están mucho mejor acompañados y, dicho queda, este equipo puede acabar siendo tan bueno como cualquiera. Al menos, tan duro. En Brooklyn, manejaron los pequeños detalles siempre, para resistir cuando Durant y Harden arreciaban (51-49 al descanso) y para escaparse después, con la continuidad que no tiene su rival. Y la dureza: 34-48 en la pintura, 4-31 en puntos de segunda oportunidad, 42-62 en rebotes. Los Heat cogieron 17 en ataque y sacaron de ahí 31 puntos. Fulminante: Tucker sumó 15 puntos y 7 capturas, Butler 17+14 con 7 asistencias y 4 robos, Lowry 9+6+9, Herro y Dedmon 14 puntos cada uno… Demasiado ahora para unos Nets en los que LaMarcus Aldridge y Blake Griffin parecen muy veteranos (lo son) y en los que Mills alterna días letales y horribles (1/9 esta vez), Durant hace lo que puede (25+11) y Harden deja una tremenda sensación de, por ahora, jugador venido a menos: 14+7+7, 4/12 en tiros y solo 3 tiros libres lanzados.

MILWAUKEE BUCKS 108-MIN. TIMBERWOLVES 113

Si los Nets no carburan, tampoco los Bucks están para tirar cohetes. Tras su exhibición en la noche inaugural contra los de Brooklyn, el campeón ha perdido dos de los siguientes cuatro partidos, el último en casa (108-113) contra unos Wolves emergentes, que quieren meterse en los playoffs del Oeste. O al menos pelearlo. Y que han iniciado el curso (3-1 ahora) con la buena inercia que arrastraban tras la llegada de Chris Finch al banquillo. Los Bucks pueden agarrarse a las bajas: DiVincenzo, Portis, Holiday y un Brook Lopez cuya ausencia se está notando mucho en las zonas. Es algo, al menos. Y a su pelea: en una noche que iba a para negra (34-44 el primer cuarto, 79-94 al final del tercero) apretaron hasta el 108-110 a falta de 9 segundos. Pero a Anthony Edwards no le tembló el pulso con los tiros libres.

Edward acabó con 25 puntos y 7 rebotes. Towns con 25 y 5 asistencias y un D’Angelo Russell por fin brillante con 29+5+6. El resto fue el trabajo de los Vanderbilt, McDaniels, Reid, Beverley… Los Wolves tienen cohesión, un plan y talento. Así que este 3-1 no es casualidad. En los Bucks, en un día para olvidar, Giannis Antetokounmpo empujó hasta donde pudo: 40 puntos, 16 rebotes, 7 asistencias. Pero Khris Middleton no estuvo a su mejor nivel (16 puntos, 1/8 en triples). No era el día para el campeón.

PHOENIX SUNS 107-SAC. KINGS 110

Si los Bucks tienen cierta excusa y razones para estar tranquilos, el inicio del otro finalista, el campeón del Oeste, es bastante peor. Los Suns, que solo han ganado a los Lakers (por paliza) están 1-3 tras estrellarse en casa contra Sacramento Kings (107-110), que está en un inicio animoso (2-2). Los californianos fueron mejores, merecieron ganar… y estuvieron a punto de perder. Su 85-98 a mitad del último cuarto se convirtió en un 107-107 tras una carga liderada por Devin Booker, que ejerció de base en la remontada y sirvió a Bridges el alley oop del empate. El propio Booker tuvo tiro para adelantar a su equipo, pero (forzado) falló a falta de menos de cinco segundos. En el último ataque, Fox encontró en el saque lateral a Harrison Barnes, que anotó un tremendo triple por encima del propio Booker. Game over.

Los Kings lo merecieron más. Con el trabajo de Holmes, Haliburton, Mitchell y un Barnes a gran nivel (22 puntos, 9 rebotes, 4 asistencias). Fox acabó con 18 puntos y 9 asistencias y Hield con 26 y un 7/11 en triples. En los Suns, muy poco de Chris Paul (1/10 en tiros), casi nada del banquillo (se echa de menos a Saric), 31+6+8 de Booker y un 21+21 de DeAndre Ayton, del que su equipo se olvida sistemática en los últimos cuartos. Los Suns no tienen motivos para el pánico, no todavía. Pero están muy lejos del que debería ser su nivel.

TRAIL BLAZERS 116-MEMPHIS GRIZZLIES 96

Los Blazers no tienen término medio: 2-2 con derrotas calamitosas y victorias holgadas. Los Grizzlies, pese a sus buenas sensaciones, están también 2-2, desfondados en gira por el Oeste: mandaron durante el primer tiempo sin llegar a escaparse (51-57 al descanso) y desaparecieron en la segunda parte, en cuanto un Damian Lillard que había estado horrible hasta entonces conectó desde el exterior. Visto y no visto, un partido igualado y sufrido pasó a ser un paseo (+26 de ventaja máxima local) en medio de una tonelada de pérdidas de balón de los de Tennessee.

Lillard sigue muy lejos de su mejor nivel, pero al menos apareció a tiempo: 20 puntos, 10 asistencias y 4/11 en triples, dos seguidos en el tercer cuarto, en plena reacción de su equipo. McCollum (25 puntos) y Nurkic (17 con 8 rebotes) pusieron el resto junto a un Anfernee Simons brillante en este inicio de temporada (17 puntos). En los Grizzlies, 17+9+10 de un Ja Morant que esta vez no estuvo súper y 19 puntos de Desmond Bane. Pero muy poco de los demás.