NBA

Vuelve la pesadilla: Delonte West, detenido por aporrear las puertas de una comisaría

West recibió ayuda de Mark Cuban e ingresó en un centro de desintoxicación el pasado año. El ex de los Mavericks ha vuelto a recaer y ha sido detenido.

0
West recibió ayuda de Mark Cuban e ingresó en un centro de desintoxicación el pasado año. El ex de los Mavericks ha vuelto a recaer y ha sido detenido.
NICK LAHAM AFP

Tristes noticias llegan desde Boynton Beach, Florida. Delonte West fue detenido tras gritar y golpear las puertas del vestíbulo del departamento de policía. El informe indica que el ex jugador de la NBA estaba gritando blasfemias mientras sostenía bebidas alcohólicas, una cerveza y una botella de vodka, ambas abiertas.

El que fue compañero de LeBron en los Cavaliers, ya había sido protagonista el pasado año, pero con un panorama totalmente opuesto. Gracias a Mark Cuban, dueño de los Mavericks, West consiguió salir de la calle y acudió a un centro de desintoxicación donde luego encontraría trabajo. Todo parecía ir sobre ruedas, pero aún quedaba un camino muy largo. “Señoras y señores, les presento a Delonte West. Queda todavía un camino muy, muy largo, pero ya ha dado los primeros pasos y ha querido que comparta esta imagen para dar las gracias a todo el mundo por el apoyo y las muestras de cariño” afirmaba Cuban.

Ahora, a sus 38 años, el ex jugador de los Dallas Mavericks, ha vuelto a su peor versión. La policía dijo que fue detenido tras un incidente con los oficiales. El informe del caso dice que justo antes de las 21:00, los oficiales acudieron al vestíbulo del departamento, ubicado en 2100 High Ridge Road, por un individuo que gritaba y golpeaba las puertas de vidrio. West estaba gritando blasfemias mientras sostenía una lata abierta de cerveza Icehouse y una botella abierta de Mango Vodka.

Los agentes dijeron que cuando empezó a alejarse sin dejar de gritar, le ordenaron que se detuviera. Cuando se negó, le ordenaron que colocara los envases abiertos de alcohol en la acera. Delonte cumplió con esas demandas, sin embargo, cuando se puso de pie de nuevo, comenzó a colocar sus manos dentro de la cintura de sus pantalones. Uno de los agentes desenfundó una pistola eléctrica y continuó dando órdenes verbales. West obedeció, se puso de rodillas con las manos en alto y fue esposado. Cuando trataron de asegurarlo en la parte trasera de un vehículo patrulla, el ex jugador de la NBA continuó siendo beligerante y gritando blasfemias y desplantes oscuros. El informe también dice que West olía a alcohol y su discurso era lento y arrastrado, consistente con el deterioro.

Delonte West, que en el pasado admitió que padecía un trastorno bipolar, se enfrenta a cargos de resistencia a un oficial sin violencia e intoxicación desordenada. A pesar de tal escándalo, los registros de la cárcel indican que ya ha sido puesto en libertad bajo fianza.