NBA

La muerte del 'enforcer' en la NBA, explicada por uno de ellos

Kenyon Martin, ya retirado, explica cómo era la figura del jugador hecho para la pelea y por qué ahora no es necesaria en ligas como la NBA.

0
Kenyon Martin
Elsa AFP

El cambio en la cultura de la NBA es notorio. El juego es muy distinto al que se practicaba en la época dorada de los 80, con los duelos entre Lakers y Celtics, y en los 90, donde Michael Jordan fue el rey, y la parte física ha tomado una deriva muy distinta a la de años atrás. La confrontación importa un poco menos. La superioridad gracias a la técnica ha ganado algo de ventaja respecto a la pelea bajo los aros y dentro del perímetro. Es poco habitual ver grandes tumultos por violencia entre los jugadores, sobre todo después del punto de inflexión que supuso la pelea en The Palace Of Auburn Hills entre los Pistons y los Pacers. La fiebre del triple ha hecho que se pise menos el área restringida, que haya menos contacto y que haya lugar a poco roce como para que salten chispas.

La figura del enforcer, ese jugador que estaba más preocupado por utilizar el físico yendo al límite del reglamento y de la ética del deporte que de progresar técnicamente para ser mejor jugador, está en desuso según los protagonistas. 

Lejos quedan ya los Bad Boys, los Jazz que quisieron ganar a Jordan o incluso figuras mucho más cercanas en el tiempo como Lance Stephenson, Metta World Peace, Joakim Noah, Bruce Bowen o Rasheed Wallace

Uno de los que se autodefine como enforcer y que ha podido demostrarlo durante quince años en la NBA es Kenyon Martin. Su hijo ha sido elegido recientemente para jugar en la liga norteamericana, pero él ya no le acompañará. Desde su posición de jugador retirado ve el juego desde otro prisma y asegura que todo ha cambiado. 

En un artículo escrito en Basketball News el número 1 del Draft 2000 y ex de equipos como los Nets o los Nuggets relata las razones que le llevan a creer que la figura que él representaba ya no existe: 

"No estoy seguro de que pudiera jugar en la NBA de hoy. Cuando veo los partidos de la NBA ahora y veo algunas de las faltas, y algunas de las no que se pitan y de las que se quejan los chicos, me quedo asombrado. Siempre le digo a la gente: 'Nunca podría haber jugado en esta generación". La gente siempre me dijo que estaba en la generación equivocada, que habría encajado bien si hubiera jugado en los 80 o 90" 

"Tuve que ser muy físico para triunfar en la NBA. Recordad, yo era muy pequeño para mi puesto. Jugué midiendo 2,08 metros y pesando sólo 100 kilos durante toda mi carrera. La mayoría de los tipos contra los que jugué eran más altos que yo y casi todos pesaban más que yo, así que tenía que darles la paliza. No tenía elección. Tuve que encontrarme con un Tim Duncan joven y obligarle a ir donde quería que fuera, lo mismo con Kevin Garnett, Elton Brand, David West y todos los grandes a los que me enfrenté. En los cambios de asignación me tocaba defender a Shaquille O'Neal bajo el aro: ¡no tenía ninguna posibilidad contra Shaq sin ser así de físico!" 

"Vi lo que dijo David West recientemente sobre cómo Bargnani podría dominante la NBA de hoy y estoy totalmente de acuerdo. Solíamos ser duros con Bargnani y él no quería ser parte de eso. En la NBA de hoy lo haría bien, sería una superestrella en estos días. En la NBA de hoy Andrea Bargnani sería Joel Embiid. Muchos europeos están teniendo éxito en la NBA de hoy como 'stretch-4' y 'stretch-5', pero la razón por la que muchos de esos jugadores no tuvieron éxito antes es porque el juego era demasiado físico para ellos. Con Dirk Nowitzki, que no tuvo ningún problema en tener calidad y ser duro durante 20 años, aparte. Cuando jugaba, veía a esos chicos con su enorme habilidad y sabiendo que no tendrían éxito porque no querían luchar con los demás; jugarían en la NBA, volverían a casa y protagonizarían las ligas extranjeras que no eran tan físicas"

"Entiendo que es importante que el juego evolucione, pero creo que hay una manera de que el juego evolucione sin comprometerlo tanto. Quizás soy ingenuo, pero sigo pensando que hay espacio para los pívots tradicionales, los dominantes, en la NBA actual. Sé que saber tirar es importante, pero creo que ambas cosas pueden convivir. Si apareciera hoy otro Shaquille O'Neal, con la misma habilidad para dominar el poste, ¿me estás diciendo que no hay lugar para ese jugador en la NBA? Es muy difícil de creer para mí. Creo que en el futuro veremos una NBA que volverá a usar más a los hombres grandes" 

"En la NBA de hoy no hay 'enforcers'. No puedes ser un peleón en estos días porque la Liga no lo permitirá: serás expulsado. Además ya no hay faltas realmente duras y nadie está peleando, por lo que no necesitas a alguien que corra y defienda a tus muchachos. La evolución de la NBA hizo que nos hayamos extinguido porque simplemente no somos necesarios" 

"Hay algunos tipos que parecen que realmente buscan pelearse y que quieren su parte de protagonismo. ¡James Johnson es un maníaco y encima es cinturón negro, está buscando una razón para pelear! Los gemelos Morris son igual: de Filadelfia, ignorantes y siempre buscando problemas"

"Yo jugué contra chicos que eran muy físicos y que realmente querían pegarse. Derrick Coleman no aceptaba una mierda de nadie. Me medí a tipos como Zach Randolph, David West, Antonio Davis, Dale Davis o Kurt Thomas, que no daban marcha atrás y a los que yo tenía mucho respeto" 

"No se puede convertir a un perro de porche en un perro guardián. Y en la NBA hay muchos caniches en este momento. Pero también cuando yo jugaba. Uno de ellos era Kevin Garnett, un chihuahua de miniatura en el cuerpo de un dóberman" 

"Si alguien es irrespetuoso, en un abrir y cerrar de ojos, le daré de hostias. Luego me tocará una suspensión de tres o cuatro partidos, cualquiera que sea la consecuencia, pero pasados unos años yo me olvidaré de esos tres partidos que me perdí debido a la suspensión pero tú recordarás la vez en la que Kenyon Martin te pegó una paliza. No hay que tolerar las faltas de respeto y yo soy un puto loco"