MEMPHIS GRIZZLIES

Juancho, Aldama y mucho talento a punto de explotar

Memphis Grizzlies, con Taylor Jenkins en el banquillo, lleva dos temporadas a muy buen nivel. Los jugadores españoles se unen a un equipo prometedor.

0
Juancho, Aldama y mucho talento a punto de explotar
Joe Scarnici AFP

Memphis Grizzlies siempre ha sido, y será, una franquicia especial para el baloncesto español. Ahora, más. Tras la elección de Santi Aldama en el Draft y la llegada de Juancho Hernangómez, el equipo de Tennessee se ha convertido en la organización de la NBA con más jugadores nacionales en sus filas. Pau Gasol fue el primero, su amigo Juan Carlos Navarro el siguiente y su hermano, Marc, el último hasta el presente verano. De nuevo, el equipo dirigido por Taylor Jenkins será uno de los mayores focos de atención al otro lado del charco. Debido a caminos muy distintos, pero que pueden confluir en un punto prometedor. Memphis ha apostado de forma decidida por Aldama. El jugador canario estaba proyectado para las últimas elecciones de la segunda ronda del Draft y, sin embargo, fue elegido en el pick 30, cerrando la primera. La franquicia hizo caso omiso a las predicciones y decidió subir a por él. En el caso de Juancho, el trayecto no ha sido tan emocionante, aunque puede terminar siéndolo. Después de decir adiós a los Juegos Olímpicos de Tokio, algo se intuía. Finalmente, se ha concretado en este desembarco desde los Wolves, donde tampoco estará Ricky Rubio, traspasado a Cleveland Cavaliers.

Desde Minnesota, pues, el interés viaja a Memphis. Y, ahí, los aficionados menos familiarizados con los últimos años de la franquicia se encontrarán con un soplo de aire fresco. Los que han acompañado al equipo en sus últimos pasos, en cambio, aguardarán una confirmación. De la mano de Jenkins, los Grizzlies llevan dos temporadas rindiendo por encima de lo esperado, hasta alcanzar los playoffs la pasada temporada. En la 2019-20, se quedaron a las puertas. Llegaron a la burbuja de Orlando con el octavo puesto en sus manos, pero, tras un paso decepcionante por Disney, dejaron escapar una renta de tres victorias que Portland Trail Blazers aprovechó. La inexperiencia de un grupo muy joven pasó factura en los momentos de alta tensión. Con un año más, la historia ha sido distinta: tocó jugar el play-in de nuevo, pero esta vez se superó.

Ni 39 puntos de Stephen Curry pudieron evitarlo. Ja Morant, con 35, se impuso en el duelo individual. Además, sacando pecho en la arena rival, con un 5 de 10 en triples. Dillon Brooks, con 14 tantos, fue su principal escudero. En el mencionado partido y en lo que restaría de fase final. En ella, no pudieron pasar de primera ronda, sucumbiendo en cinco partidos ante Utah Jazz, pero mostraron una garra que, sumada al talento obvio, hizo pensar en que el punto de cocción del equipo se acerca a algo peligroso. Durante la serie frente a los campeones de la temporada regular, los Grizzlies cayeron y se levantaron sin cesar, haciendo añicos varias desventajas que, en los últimos cuartos, alcanzaban los dos dígitos. Equivocarse, rectificar, aprender y ganar. Es el camino natural de la NBA, de la vida, y el que está siguiendo el equipo. "No hay nada de lo que sentirse frustrado cuando estás peleando así contra el mejor equipo de la NBA", aseguró Jenkins ante la prensa tras certificarse la caída. Todos van a la par y con esa seguridad que aporta el nada a perder. El técnico, pues, está creciendo con el equipo, siendo las dos últimas campañas su única experiencia como entrenador jefe. Antes, había ejercido como asistente en Atlanta Hawks durante seis temporadas. Forma parte de ese talento que está a punto de explotar. 

El encaje de Juancho y Aldama

La juventud es osada. Está cargada por la ilusión y se siente poderosa. La juventud, sin embargo, puede llegar a un punto que, sin abandonar su esencia, encuentre el equilibrio. Un punto que la hace conocedora de sus debilidades y, con ello, temible en sus fortalezas. En ese periodo parecen estar entrando estos Grizzlies. Morant no vislumbra el techo. 19,1 puntos, 4 rebotes y 7,4 asistencias aumentaron sus prestaciones en un ascenso que encandila, que arrancó con el premio de mejor rookie del año y que se ha ido alimentando de mates para la galería, un manejo del balón poco común y un fuerte liderazgo. Brooks, por su parte, ha dado el salto. En su primera temporada en la mejor liga del mundo se quedó en 11 tantos; en su segunda, una lesión en un dedo de su pie derecho le obligó a pasar por quirófano, dejándole con solamente 18 partidos en su contador; en los dos últimos cursos, ha promediado 16,7 puntos y se ha convertido en un jugador de intensidad suprema, segurísimo en los instantes más comprometidos.

No son los únicos bastiones de la esperanza. Desmond Bane, tras su año de debut, ofrecerá más. Se quedó en un 9,2+3,1 en 22,3 minutos y se mostró intratable desde la larga distancia, con un 43,2% de acierto con 4 intentos. En la Summer League, ha sido uno de los sophomores más destacados, prolongando su línea ascendente. Le queda mucho por ofrecer, con ese salto diferencial esperando. Kyle Anderson, de algún modo, lo encontró el pasado curso. Mejoró toda su lídea estadística, pasando de un 5,8+4,3+2,4 a un 12,4+5,7+3,6, y disputando todos sus encuentros (69) como titular. A ellos, se "unirá" Jaren Jackson Jr., el otro talento llamado a la capitanía del elenco, junto a Ja, pero con sólo 11 partidos en su cartilla. Su menisco dijo basta y, con ello, cortó una progresión muy esperada en Estados Unidos. Miembro de la generación Doncic, ofreció un 17,4+4,6 en su segundo año y, ahora, sumará como, prácticamente, un refuerzo más, ámbito en el que ha llegado Steven Adams, a costa de una pérdida muy sensible como la de Jonas Valanciunas. De todos ellos podría salir el quinteto presumiblemente titular, que podrían conformar Ja Morant, Brooks, Anderson, Jaren Jackson Jr. y Steven Adams.

A partir de ahí, Juancho y Santi Aldama deberán pelear sus minutos. Para el madrileño, podría estar reservado un rol importante desde el banquillo, incluso como sexto hombre. Con el regreso de Jaren Jackson, ala-pívot, las posiciones sobre la pista podrían verse modificadas respecto a la pasada campaña, con, por ejemplo, Brooks sumando más minutos como '2' y Anderson asentándose en el '3', donde sería competencia directa del pequeño de los Hernangómez, que también podría ocupar el puesto de ala-pívot en quintetos con Jackson Jr. de cinco. En esas posiciones, también reclamará su protagonismo Ziaire Williams, alero elegido en la décima posición del Draft.

La presencia del interior canario, por su parte, seguramente, será más progresiva. La franquicia ha demostrado fe ciega en él y en su progresión (en los dos últimos partidos de Summer League promedió 26,5 minutos), pero todo jugador requiere un periodo de adaptación. En el caso de Aldama, sobre todo, en el ámbito defensivo. En la posición de cuatro, paradójicamente, se podría encontrar con Juancho por delante, aunque este último parezca, principalmente, el recambio de Brooks o Anderson. De forma natural, tendrá que competir, sobre todo, con Xavier Tillman (18,4 minutos la temporada pasada) y Brandon Clarke (24), por detrás, obviamente, de Jaren Jackson, con quien también se podría topar a la hora de conformar formaciones más versátiles sin Steven Adams ni ningún pívot puro, ocupando la posición de center. En categorías inferiores, Aldama empezó jugando como base. Ahora, sus 2,11 metros de altura, combinados con los aprendizajes de sus primeras etapas formativas y su buena mano desde el perímetro, le ofrecen la posibilidad de sumar minutos en infinidad de posiciones. Muchas de ellas, seguramente, a experimentar. Jenkins es un técnico valiente para ello y, con la llegada de Juancho, también encontrará un apoyo extra en el vestuario. Uno que, otra vez, tendrá mucho acento español. Hola de nuevo, Memphis.