LOS ANGELES LAKERS

LeBron: "Espero terminar mi carrera en los Lakers"

En el podcast SmartLess, la estrella angelina habla sobre el final de su legendaria trayectoria. "Me encanta estar en Los Ángeles", asegura.

0

LeBron James cumplirá 37 años en diciembre. A sus espaldas, más de 1300 partidos en la NBA. En suma, más de 50.000 minutos. 17 All Star, 4 MVP, 4 anillos... Hablar de los éxitos del jugador de los Lakers no es descubrir nada a nadie, como tampoco lo es enunciar que el final de su trayectoria se acerca. Una obviedad que, en su caso, es menos obvia que nunca. Esta temporada, ha promediado 33,4 minutos por partido, en los que ha producido 25 puntos, 7,7 rebotes y 7,8 asistencias. Hasta el momento de su lesión, a finales de marzo, era el noveno jugador de la competición con más tiempo acumulado sobre la pista. Entre los 66 baloncestistas de 31 años o más que hay en la liga, nadie se acercaba a su marca. En un tramo en el que, ya sin Anthony Davis, LeBron tuvo que agigantarse dentro del equipo, su promedio alcanzó los 39,2 minutos, mayor que el de cualquier otro jugador de la competición.

Queda Rey para rato, pero el final de una era se acerca. Tras el estreno de la secuela de Space Jam (A New Legacy), de la que es protagonista, el propio LeBron ha hablado sobre los últimos pasos de su carrera. Concretamente, sobre el sitio donde le gustaría darlos. En sus palabras, para el podcast SmartLess, muestra un compromiso total con su actual equipo: "Realmente, espero poder terminar mi carrera con los Lakers. Por muchos años, es decir, si son cuatro, cinco, seis, los que sea... siete. Espero poder seguir jugando. Me encanta estar en Los Ángeles, a mi familia le encanta estar en Los Ángeles. Estar con una franquicia histórica como los Lakers es algo... Es como si yo estuviera en 'Space Jam', nunca pensé que sería posible. Piensas en Kareem, Magic, Wilt, Jerry West y Elgin Baylor, Kobe, Shaq y todos ellos. Y la lista continúa", explica, en palabras que recoge Flip Trivic para Basketball Network.

Las declaraciones, aunque puedan resultar poco sorprendentes, tienen su trascendencia. Hasta el momento, lo único que había dejado claro LeBron sobre el final de su trayectoria había sido que quería que se produjera compartiendo camiseta con su hijo, Bronny James. "Esa es una de mis metas, pero es a largo plazo. Mi hijo está en el instituto, disfrutando la adolescencia. Sería muy bonito si pudiera compartir pista con él en la NBA en algún momento de mi carrera", aseguró en el mismo mes de marzo. Ahora, sólo habría una forma de conjugar sus dos deseos.

Actualmente, The King tiene contrato con la franquicia angelina hasta la temporada 2022-23, extendido al inicio de la presente campaña. Los Lakers, en apenas unas horas, se aseguraron la continuidad de sus dos máximas estrellas para el futuro más cercano. En el caso de James, la operación ascendió a dos años y 85 millones; un movimiento que, en una de sus múltiples lecturas, también se asoció con su hijo, que espera llegar a la mejor liga del mundo en dicho año. En el de Davis, la vinculación se fue hasta los cinco años y los 190 millones. Ambos, nuevamente, capitanearán a los Lakers durante la próxima campaña, en la que esperan redimirse de la actual, en la que se despidieron en primera ronda de playoffs tras un curso cargado de contratiempos y lesiones. Eso sí, rodeados de un equipo con muchos cambios y con uno de los grandes golpes del mercado: la llegada de Russell Westbrook. Nueva oportunidad de gloria inmediata y, tras las palabras de LeBron, tranquilidad para los Lakers en el largo plazo.