NBA | PLAYOFFS 2021 | SIXERS-WIZARDS

Alarma en los Sixers: Embiid, desgarro en el menisco

El pívot será evaluado día a día, pero los Sixers dependen mucho de que esté al 100% para alcanzar unas Finales a las que no llegan desde 2001.

0
El pívot será evaluado día a día, pero los Sixers dependen mucho de que esté al 100% para alcanzar unas Finales a las que no llegan desde 2001.
Tim Nwachukwu AFP

Los Sixers tienen problemas, y todos pasan por el estado físico de Joel Embiid. El pívot camerunés tiene un desgarro en el menisco de la rodilla derecha y será evaluado día a día, tal y como han informado las fuentes del equipo y han hecho público los de siempre, Adrian Wijnarowski y Shams Charania. La lucha contra las lesiones ha sido una constante en la carrera del center, que cuando está al 100% muestra un nivel de MVP (28,5 puntos y 10,6 rebotes esta temporada), pero que es la parte más importante de una plantilla preparada para rodearle y que depende totalmente de su figura.

Tras lesionarse en el cuarto partido de la serie ante los Wizards, el equipo se queda sin su pilar fundamental y tiene que sacar la eliminatoria en el quinto partido para que no se le haga bola una serie que tenía encarrilada. Y lo tendrá que hacer con o sin Embiid, que si retrasa su vuelta podría ver desde el banquillo como su equipo se enfrenta a una serie larga ante los Hawks (presumiblemente y si cierran el enfrentamiento ante los Knicks) que no se preveía en un inicio, con el lado bueno del cuadro merced a tener el mejor récord del Este, lo que les da ventaja de campo en todas las eliminatorias. La más importante y si se da, la que les enfrente a Bucks o Nets en unas hipotéticas finales de Conferencia, una ronda que no alcanzan desde 2001, con Iverson, Larry Brown, Mutombo y compañía.

Desde la llegada de Doc Rivers y Daryl Morey, los Sixers se han encargado de iniciar una nueva etapa en la que puedan optar verdaderamente al anillo, y para ello han rodeado a Ben Simmons y Joel Embiid de tiradores (Danny Green, Seth Curry) y algún veterano de lujo (Dwight Howard, muy bien esta temporada). Sin embargo, nada funciona sin el principal engranaje de la construcción, el dominante pívot de 2,13 que es un portento físico cuyo único defecto es la eterna lucha que libra contra las lesiones, casi la única piedra en su camino. Ahora, los Sixers están en alerta mientras intentan cerrar la eliminatoria ante los Wizards y esperan a unos Hawks que les pueden complicar las cosas sin Embiid. Un jugador sin el que no pueden ganar el anillo.