NBA | PISTONS 105 - MAVERICKS 115

Hardaway Jr se disfraza de Doncic

El alero bate el récord de puntos de su carrera y los Mavericks escapan vivos de Detroit pese a que jugaron sin Doncic y a los problemas físicos que sacaron del partido a Porzingis.

Por un lado, los Mavericks tenían la coartada del calendario, extremo en esta temporada de pandemia, y las bajas que este provoca: esta vez jugaron sin Luka Doncic, por problemas en un codo que llevaba días arrastrando, y sin Dorian Finney-Smith. Dos titulares fuera, incluido el jugador franquicia, y la segunda estrella bajo mínimos: Kristaps Porzingis pareció limitado por el problema de tobillo que le había tenido apartado y se acabó yendo por dolor… en una rodilla. Un cuadro. El letón se quedó en 11 puntos y 1 rebote en solo 21 minutos.

Pero, por el otro lado, el rival era Detroit Pistons, uno de los peores equipos de la NBA (ahora 19-44) y uno con la mente puesta ya en sus opciones para el próximo draft (muy jugoso) y en el desarrollo de su talento joven. Sin su estrella, Jerami Grant, el quinteto de Dwane Casey lo formaban Killian Hayes (base rookie de 19 años), el veterano Josh Jackon (24), el alero rookie Saddiq Bey (22), el ala-pívot sophomore Sekou Doumbouya (20) y el pívot rookie Isaiah Stewart (19).

Así que todo era posible: y todo estuvo en el aire en un partido que los Mavs finalmente ganaron en la MoTown (105-115) y que, aunque en precario en cuanto a personal, es trascendente. Con cinco victorias en seis partidos, los texanos se colocan en 35-27, cogen un partido de ventaja completo sobre el séptimo (unos Blazers que son los primeros en el play in: 34-28) y se colocan a uno de los Lakers (36-26) en una caza que aceleró con el doble duelo contra los angelinos del fin de semana y que puede decidir (veremos cuánto gas les queda a los Blazers) la quinta plaza de la Conferencia Oeste. Una posible guinda para los Mavs, que en realidad aprietan para evitar ese peligroso play in en el que te juegas el billete para playoffs a una carta. Con un calendario a priori muy favorable, llegan muy bien colocado al sprint final.

Sin Doncic y con un Porzingis bajo mínimos, fue la noche de Tim Hardaway Jr, que jugó delante de su padre (el recordado Tim Hardaway) y en Michigan, donde brilló en su etapa College con los Wolverines (2010-13). Hardaway batió el récord de su carrera: 43 puntos (era 39) con una línea de tiro fabulosa: 13/23, 6/10 en triples, 10/10 en tiros libres. Y, sobre todo, apareció cuando la cosa se ponía dura. Ya sin Porzingis, los Mavs se vieron por detrás en el último cuarto: 94-92 a 5:48 del final. En los siguientes 5 minutos (casi: 4:44 en realidad), Hardaway anotó 17 puntos seguidos para asegurar la victoria, incluidas dos tandas de tres tiros libres consecutivas (metió los seis) y un triple final para poner el 105-109 a 64 segundos del final.

Una racha tremenda del alero que sacó del apuro a unos Mavs que no habían defendido casi nada y habían permitido muchas canastas en penetración de los Pistons, que apenas necesitaban batir a su defensor en uno contra uno para no encontrar ninguna oposición más hacia el aro. Pero los de Casey cometieron errores, incluido un pobre 23/34 en tiros libres por el 22/23 de los Mavs. Y se quedaron sin victoria, algo que tampoco es ahora mismo importante para ellos. Hayes dio 11 asistencias, Bey (un buen alero) anotó 18 puntos y capturó 8 rebotes, Stewart (un pívot prometedor) se fue a 20+10, Doumbouya puso 14 puntos y Frank Jackson otro 20+10 desde el banquillo.

En los Mavs, aparte de Hardaway, acompañamiento de los guards: 15 puntos de Trey Burke, 10 de Josh Richardson y 13 con 4 asistencias de Jalen Brunson, siempre fiable. Un buen triunfo antes de recibir el sábado a los peligrosos Wizards de Russell Westbrook y Bradley Beal. Un rival de más nivel y en mejor dinámica… pero ya con Luka Doncic de vuelta, se supone.