MOVISTAR ESTUDIANTES

Ángel Delgado, el rey del rebote del Movistar Estudiantes

El pívot dominicano (26 años y 2,08 metros) fue designado MVP de la jornada 33 de la Liga Endesa. En los últimos 13 partidos, promedia 9,7 capturas.

0
Ángel Delgado, durante un partido con el Movistar Estudiantes.
PEPE ANDRES DIARIO AS

Ángel Luis Delgado Astacio (Bajos de Haina, República Dominicana) dio otro salto más en la Liga Endesa este fin de semana. El pívot fue galardonado como el MVP de la jornada 33, a pesar de la derrota en el último suspiro del Movistar Estudiantes en Manresa (102-101), por sus 18 puntos y 16 rebotes para 36 de valoración. Es su segundo premio en España tras estrenarse como Mejor Latinoamericano de la jornada 27. Ambas distinciones son una recompensa a la gran evolución que ha tenido a lo largo de esta temporada.

Fichado este verano por una campaña, Delgado (26 años y 2,08 metros) aterrizó en Madrid con cartel de gran reboteador, uno de los grandes debes colegiales en los últimos cursos. Y no era para menos: durante su carrera universitaria en Seton Hall, el dominicano alcanzó las 1.455 capturas, segunda mayor cantidad en la historia de la universidad estadounidense. Como profesional, en Aguas Calientes, el afiliado de Los Angeles Clippers en la Liga de Desarrollo, llegó a las 32 en un partido. Gota sobre gota que mostraba su habilidad cuando el atacante fallaba.

Duro inicio en la ACB

Su entrada en España no fue fácil. Le costó adaptarse al baloncesto de la Liga Endesa. “Cuando vas a NBA o a la G-League el juego cambia, tienes mucho más espacio en la cancha y te vuelves un jugador muy individual. Me ha costado un poquito acostumbrarme al juego de acá, y me ha gustado mucho, porque se juega muy organizado y disciplinado, creo que eso es bueno en la carrera de un jugador”, asegura en una entrevista para la agencia EFE un Delgado que no fue drafteado en 2008 para la NBA, pero logró un contrato con los Clippers, franquicia con la que disputó dos partidos antes de descender a la G League.

Después tocaría Israel, con el Hapoel Holon, y la vuelta a Estados Unidos con el Sioux Fall SkyForce (filial de Miami Heat) antes de la pandemia y el Estu. “En Dominicana veía el baloncesto europeo, la ACB, al Barcelona, el Estudiantes, el Real Madrid, el Valencia... Chicho Sibilio jugó en el Barcelona”, cuenta a Miguel Ángel Moreno, de EFE. “Me dije: es una de las mejores ligas del mundo, yo quiero hacer récords, ser un buen jugador allá, porque sé que es un baloncesto superbueno”.

También se le achacó estar fuera de forma y se rumoreó con una posible salida antes de tiempo del Ramiro. Tampoco ayudó su lesión en pretemporada. Sin embargo, no se movió y, poco a poco, con trabajo y esfuerzo (se queda después de cada sesión a lanzar 150 tiros libres, su mayor punto débil), se ha desatado: en los últimos cuatro partidos, promedia un doble-doble con 16,5 puntos y 13,8 rebotes para 26 de valoración en 29 minutos sobre la pista.

El antes y el después de Ángel Delgado.

Es la conclusión a lo que enseñó en Zaragoza en marzo con 20 capturas. Una cifra que solo Felipe Reyes ha conseguido en la historia colegial y la primera vez que se alcanzaban las dos decenas desde Paul Davis (22) en la temporada 2011-12. En el Siglo XXI, el baloncesto español solo ha visto hacer algo semejante a ocho jugadores. Nada mal.

Evolución de la temporada

La temporada del criminólogo tiene dos etapas bien diferentes. Desde septiembre a febrero y de marzo a finales de mayo. La primera, con Zamora en el banquillo, es peor que la segundo, ya con Cuspinera. En esos primeros meses de competición promediaba 5,3 puntos y 5,7 rebotes en 17,4 minutos para 8,6 de valoración en 18 partidos. En los siguientes, el ascenso es pronunciado: 17,2 tantos y 9,7 capturas en 23,5 minutos para 15 de valoración en 13 duelos.

“Cuspinera es un gran coach, estoy muy cómodo con él, me ayuda mucho fuera y dentro (...) No habla mucho, no da discursos, va directo. Eso es lo que me gusta de él y lo que le gusta a casi todos los jugadores”, subraya Delgado, que es un jugador muy expresivo en pista. Las derrotas le duelen profundamente y la victorias son una fiesta.

Y siente gran pasión por el juego, por el triunfo, como demostró ante el Betis. “Si no queréis jugar, salid. No quiero perder, estoy cansado”, espetó a sus compañeros. Carácter y esfuerzo del tercer máximo reboteador de la Liga Endesa tras Ondrej Balvin (Retabet Bilbao Basket) y Walter Tavares (Real Madrid) con 8,5 y 8,1 capturas, respectivamente, por 7,5 del caribeño. Sus 9,7 en los últimos 13 partidos le alzarían como el Rey del Rebote en la ACB.