NBA | MAVERICKS 116 - BUCKS 101

Los Mavs dejan sin aire a unos Bucks sin Giannis Antetokounmpo

Partido coral de los Mavericks ante uno de los cocos de la NBA. Doncic y Porzingis lideraron, pero el esfuerzo fue de todos para aprovechar la baja del MVP.

0
Dallas Mavericks
Ronald Martinez AFP

Estos Mavericks son para no despistarse. Lo mismo pierden en la pista de uno de los peores equipos de la competición, los Rockets, que ganan a uno de los favoritos de la otra conferencia, los Bucks. Y con un día de diferencia, que es lo más extraño. Esto es la NBA. El toque de atención de la noche anterior surtió efecto y el equipo se mostró como un equipo ante un rival que bien es cierto que no contaba con su mejor jugador, el actual MVP Giannis Antetokounmpo. Se notó en cómo se gestionó todo, aguantando hasta dar una estocada final que fue de entrar a matar: 36-17 en el último cuarto, cuando ya no le quedaba gasolina en el tanque a Milwaukee (que, además, debe reservarse algo para el partido de mañana ante los Hornets, más importante que éste). Los Mavs demostraron que les quedan varios escalones por subir en cuanto a nivel se refiere, que pueden hacerlo y que hay margen de mejora con las eliminatorias en su horizonte. 

Sin Giannis en la alineación los Bucks tuvieron que sobrevivir más que atacar, no gozaban de las infinitas posibilidades que te da un jugador tan superior y que absorbe tanto del contrincante. Lo hicieron bien hasta que pudieron, tampoco hay más vuelta de hoja. Por momentos hasta copiaban la estrategia, siendo una suerte de Hamilton con Alonso en la Formula 1 de 2007. Que Melli irrumpía y ponía la diferencia en seis, pues dos triples en las dos acciones siguientes y listo. Que Porzingis hacía un jugada de fuerza y le seguía un triplazo de Luka, pues tiro lejano de Lopez y balón para Thanasis. Cerraban el grifo rápido los de Budenholzer.

El encuentro, igualadísimo, tuvo un desenlace abrupto. Se cortó el cable en el último cuarto y los Bucks se hundieron. El trabajo de pico y pala realizado por los Mavericks, donde no sólo destacaron Luka Doncic y Kristaps Porzingis sino también Kleber o Richardson, valió la pena y el rival quedó desactivado en los minutos finales. Hasta hubo tiempo de que el esloveno apaciguara los ánimos del letón con asistencias para sus tiros en el último periodo. Bálsamo para unos Mavs que siguen en busca de esa quinta posición de la Conferencia Oeste que les dé la tranquilidad necesaria.