NBA | HEAT 116 - WARRIORS 109

Nadie tira con fuerza en el Oeste

Derrotas para Warriors, Spurs y Pelicans y lío por las últimas plazas de playoffs y la de play in. Curry y Kerr, frustrados con la marcha de los suyos. Los Spurs, en mal momento.

Es el año que es para los Warriors, y Stephen Curry parecía visiblemente frustrado, en el banquillo y durante los últimos instantes de la derrota de su equipo en Miami, donde los Heat (116-109) llevaron casi siempre la delantera, nunca de forma muy holgada pero sí finalmente suficiente. Es una temporada extraña también para lo de Spoelstra, ahora tres victorias seguidas después de seis derrotas que habían seguido a cinco triunfos.

Pero, ya con el curso tan avanzado, cada uno va estando donde tiene que estar, sin sustos ni trucos de magia. Los Heat están (25-24) quintos del Este, apretando para acabar cuartos por detrás del trío que vuela por delante (Nets, Sixers, Bucks). El objetivo de los de Florida, que defienden el trono de la Conferencia, es llegar a los playoffs por detrás de esos tres… pero con menos pinta de presa y más de cazador. Para ello, van enseñando su nuevo rostro, ya con Trevor Ariza y Victor Oladipo en el quinteto y titular y Nemanja Bjeliça en la rotación.

Los Warriors han perdido cinco partidos de seis y están 23-25. Décimos del Oeste, mucho más lejos de evitar el play in (a seis partidos y medio de los Blazers, ya inalcanzables a priori) que de tener que pelearlo todavía duro: le llevan un partido a los Kings y uno y medio a los Pelicans. También están a medio de los Grizzlies y a dos de los Spurs. Pero impera la sensación de que esto es lo que hay, que los flashes de brillantez de la temporada son eso, flashes, para un equipo que (insisto) es lo que es, sin Klay Thompson siempre y con un James Wiseman cuyos problemas de crecimiento (terribles en noches así: 4 puntos, 1/5 en tiros, 4 rebotes, 5 pérdidas…) no parecen encajar con la línea de vida competitiva de Draymond Green (16+10+8 y 4 robos) y un Curry (36 puntos, 5/11 en triples) que está jugando con problemas serios en el coxis, dolorido y quejoso por la falta de “inteligencia” de un equipo que perdió 20 balones y concedió por ahí 27 puntos a los Heat. Además, Green se dolió por un golpe en las costillas, Poole y Looney sufrieron problemas de tobillo y Steve Kerr aseguró que les queda tiempo pero que eso es “palabrería” si la cosa no cambia de verdad en la cancha.

Los Warriors estuvieron vivos hasta los últimos minutos. Ganaban (67-68) a mitad de tercer cuarto, estaban en el partido en el último (88-86), antes de un parcial de 10-0 y de que la ventaja llegara a 12 puntos para unos Heat que tienen un ejército de defensores con músculo y envergadura y jugadores expertos y competitivos. Uno Iguodala, MVP en las Finales de 2015 con los Warriors y que jugó uno de sus mejores partidos con los Heat, con 10 puntos en el último cuarto. Además, Butler sumó 22 con 6 rebotes, 8 asistencias y 4 robos; Duncan Robinson 21, Herro 20, Adebayo 19 con 8 rebotes y 6 asistencias y Oladipo se estrenó con 6 puntos y 5 asistencias (un 2/8 en tiros).

SPURS 129-HAWKS 134

Los Spurs tampoco están para tirar cohetes. En un tramo a priori apetecible de nueve partidos en casa, están 2-5 en los siete primeros, con dos pendientes antes de volver a la carretera con un calendario muy complicado. Total, que con seis derrotas en ocho partidos quedan con un 24-22 que les vale para ser octavos del Oeste, por ahora con tres partidos de ventaja sobre el primero que no estaría en el play in.

Pero las sensaciones no son buenas: los Hawks ganaron tras dos prórrogas (129-134) y son séptimos del Este, en 24-24 y con seis partidos de margen sobre el primero sin play in. El Este es otra cosa. Los Hawks ganaron tras dos prórrogas… pero tenían que haber ganado antes. En el tiempo reglamentario tenían 4 puntos de ventaja y posesión a falta de 24 segundos. Huerter, esperando la falta, perdió la bola ante White, Murray anotó un 2+1, Trae Young falló uno de sus dos tiros libres, DeMar DeRozan anotó a falta de dos segundos y Trae volvió a fallar: de 105-109 a 110-110. Difícil de entender. Al menos los Hawks no se descentraron y Trae Young superó sus errores con 15 puntos en las prórrogas para 28 totales con 12 asistencias. Además, en un equipo con bastantes bajas, también sumaron 28 puntos Clint Capela (con 17 rebotes, 5 tapones y 10/10 en tiros libres) y Bogdan Bogdanovic (con 5+5 y 4/5 en triples). Los Spurs parecieron cansados al final. DeRozan se fue a 36 puntos, 5 rebotes y 9 asistencias, White anotó 29 puntos con un 7/13 en triples y Dejounte Murray acabó con 16 puntos y 9 rebotes. Mal partido de Patty Mills, cuya puntería (1/10 en tiros) echó de menos su equipo para acompañar desde el banquillo a Rudy Gay (18 puntos).

PELICANS 110-MAGIC 115

Otro que no aprovecha en el Oeste es New Orleans Pelicans, que en su caso tenía la excusa de las bajas: ni Lonzo Ball ni Brandon Ingram ni Zion Williamson jugaron contra unos Magic que, de pronto, se han visto con dos triunfos improbables fuera de casa, contra Clippers y Pelicans. Y que en su anterior partido dieron un buen susto a los Lakers. El equipo de Florida, con la vista en el draft y en desarrollar a los jóvenes, ganó en la prórroga con muy buenos detalles de un Okeke en claro ascenso, Hampton, Bamba y sobre todo Wendell Carter Jr, que está brillando en su ansiado reinicio tras una etapa complicada en Chicago Bulls: 21 puntos, 12 rebotes.

En cuadro, los Pelicans perdieron en la prórroga pero pudieron haber ganado. Vivieron de los aciertos de Nickeil Alexander-Walker (31 puntos) y finalmente cayeron por los fallos del eléctrico escolta de 22 años, que va a más y pide un lugar importante en pista incluso cuando regrese Lonzo (el problema puede ser Bledsoe). Con eso y el trabajo de Hart (14 puntos, 17 rebotes, 5 asistencias) y Adams, los Pelicans ganaban en el inicio del último cuarto (78-71) antes de llevarse un parcial de 0-14 que llegó hasta el 2-17 (80-88). Los fallos de NAW y Terrence Ross (el veterano apareció después y acabó con 19 puntos y 5 asistencias) llevaron a la prórroga, en la que los Pelicans volvieron a obstruirse con todo a favor: 109-105 a 90 segundos del final. Los puntos de Ross, un robo de Okeke y los fallos de NAW (tiro libre clave incluido) mandaron la victoria a Florida (17-31 ahora). Los Pelicans quedan 21-26, duodécimos del Oeste y a un partido medio de los Warriors y dos de los Grizzlies, los equipos que cierran la zona play in.