PHILADELPHIA 76ERS

Poirier, contra Doc Rivers: "Somos personas, no somos mercancía"

El francés, sin equipo y con opciones de regresar a Europa. El Efes lleva la delantera: "No he podido demostrar que podía aportar, pero si la NBA no me quiere, no me quedaré".

Poirier, contra Doc Rivers: "Somos personas, no somos mercancía"
ATHIT PERAWONGMETHA REUTERS

Vincent Poirier parece otro gran jugador europeo a punto de regresar al Viejo Continente tras una mala experiencia en la NBA. El pívot francés volverá a la Euroliga salvo volantazo ahora mismo imprevisto. Su último equipo en Europa fue el Baskonia y antes del inicio de esta temporada se interesaron por él Real Madrid y Barcelona. Sin embargo, todo apunta a que el Anadolu Efes, el terror del mercado en los últimos tiempos, ha tomado ya la delantera con la intención de atar a Poirier, ahora mismo sin equipo, de cara ya a la temporada 2021-22.

Poirier (un 2,13 de 27 años internacional con Francia) fichó por el Baskonia en el verano de 2017. Su segunda temporada fue espléndida. En Euroliga, 11,9 puntos, 8,3 rebotes y 17,7 de valoración media. Fue máximo reboteador y entró en el Segundo Mejor Quinteto de la competición. En el verano de 2019, con este impulso, se desvinculó con el Baskonia (le quedaba un año de contrato) y firmó con Boston Celtics para intentar la aventura americana.

Esta no le ha salido bien. En los Celtics jugó 22 partidos y 130 minutos totales. En esta temporada, con los Sixers, ha jugado 10 partidos y 39 minutos. Sus medias son de 5,3 minutos con 1,5 puntos y 1,2 rebotes. Y ha conocido el amargo trance que supone el mercado NBA: los Celtics lo enviaron a los Thunder en una operación menor el pasado noviembre. Semanas después entró en el traspaso que mandó a Danny Green a Philadelphia y a Al Horford (con Theo Maledon y los derechos de Vasilije Micic, que puede ser su compañero en Turquía) a OKC. Con escasa presencia en unos Sixers muy bien armados en su juego interior, antes del cierre de mercado fue enviado a los Knicks en la operación a tres bandas que llevó a George Hill a los Sixers. Y los neoyorquinos cortaron su contrato sin que ninguna franquicia lo reclamara después. Así que es agente libre sin restricciones… y sin ofertas por ahora. Su regreso a Europa parece, ahora mismo, cantado.

Poirier, eso sí, se va de Philadelphia dejando clara su opinión sobre el funcionamiento del mercado y el trato que ha recibido de uno de los entrenadores con mejor reputación de la NBA, Doc Rivers. Son declaraciones a Le Parisien: “El entrenador ni me mandó un mensaje como sé que sí hizo con otros compañeros que fueron traspasados. No pido halagos, solo un mensaje deseándome buena suerte… no somos mercancía, seguimos siendo seres humanos. Lo mínimo es mandar un mensaje para decir que la situación es complicada pero que gracias por la profesionalidad… Aunque sea por quedar bien y aunque no lo piense”.

Y dejó claro que no tendría problema en regresar al baloncesto europeo: “Si tengo que volver, volveré. Lo que quiero es jugar. Ahora estoy en Philadelphia, he encontrado un pabellón para entrenar y tengo un preparador que me mandó mi agente. No juego cinco contra cinco, pero es lo que hay. Ha sido frustrante porque no he tenido la oportunidad de demostrar que podía ser útil. Pero ya sabemos que la NBA es un mundo aparte. He estado en dos franquicias que tenían un equipo ya muy asentado, y tienes que estar en el lugar y el momento correctos. Pero sigue siendo una buena experiencia, tenía el objetivo de llegar a la NBA. Lo que no quiero es quedarse para decir que estoy en la NBA. Quiero tener sitio y minutos. Si la NBA no me quiere, no me quedaré”.