NBA | THUNDER 116 - MAVERICKS 108

Los Mavs no soportan las bajas de Doncic y Porzingis en OKC

Los dos jugadores no fueron de la partida un día después de destacar ante los Spurs. En Oklahoma los Mavericks pierden otro tren del Oeste.

0

Los Mavericks empezaron a ver la luz antes del parón por el All-Star y en el primer encuentro de vuelta se llevaron una de esas victorias que valen doble. Ante los Spurs vencieron hace sólo un día para marcar territorio. Los de Dallas son uno de los varios equipos que está peleando por ganarse un sitio en uno de los mejores puestos de mita de tabla de la Conferencia Oeste. Con Grizzlies y Warriors, además de con el mencionado equipo de Gregg Popovich, pugnan por estar entre los ocho primeros a falta de que algún otro conjunto se meta ahí con el paso de las semanas. Por eso tiene menos explicación lo ocurrido en Oklahoma City en esta noche de jueves. 

Las dos estrellas de los Mavs, Luka Doncic y Kristaps Porzingis, no han jugado ante los Thunder. Sólo ha habido un partido desde el All-Star y es uno de los back-to-back que se van a presentar en la segunda parte del calendario de temporada. Es puro descanso aunque la franquicia tenga que enmascararlo con molestias de tobillo en el caso de Doncic y molestias de rodilla en el caso de Porzingis. El caso del letón todavía tiene una salvedad, que es que incluso no pudo jugar los primeros partidos del año porque se estaba recuperando de un problema en esa zona y se le intenta proteger de todos los sobreesfuerzos, pero para el esloveno no hay mucha excusa. Doncic descansó el último día antes del All-Star y también lo hace en la semana posterior con sólo un partido a cuestas. Con todo por jugarse en la conferencia y con la posibilidad de alejar aún más a los Thunder, equipo peligroso pese a la clasificación, la postura no ha gustado. 

Los Mavericks no pudieron remontar esas dos ausencias y se llevan una derrota de las que pican al casillero. Carlisle tuvo una buena respuesta de hombres como Josh Richardson, Tim Hardaway o Jalen Brunson, que están en un buen punto de forma en las últimas semanas y a los que se les pide que tiren del carro en ataque, pero quizá algo tardía. Los texanos salieron dormidos y encajaron un primer parcial en el cuarto inaugural que ya les condenó para el resto de la velada. El joven base Shai Gilgeous-Alexander fue el mejor del partido, que se decantó hacia el lado local. 

En la apertura estuvo la clave. 35-19 de entrada. Eso es lo que tuvieron que remontar los Mavericks, una empresa difícil con la que no pudieron. La brecha se abrió al poco de empezar, también por dentro pese a que Horford y Kleber son parecidos en estilo y el alemán estuvo correcto, y la herida no sanó. El tener a los Thunder metiendo la mitad de los triples y vencer por mucho la batalla del rebote hizo pupa. 

Shai, con 32 puntos, fue el mejor de la noche. Josh Richardson, con 27, fue el máximo anotador del equipo perdedor. La dirección de Brunson, el elegido cuando no está Doncic, fue de menos a más en el partido y a ello se aferraron los visitantes, a que pudieran llegar a la altura de los Thunder en los últimos minutos, y casi lo consiguen. A dos minutos para el final se colocaron a dos, pero un triple de Pokusevski y la facilidad para sacar faltas ayudó a los de Daigneault a cerrar el encuentro.