NBA | MAGIC 124 - PELICANS 120

Willy, titular en un hundimiento mayúsculo de los Pelicans

Los de Van Gundy pasan de ganar por 11 a perder por 18 en el último cuarto. Los Warriors, con un Curry inestable, también tiran su ventaja (+13) en un final horrible en Orlando.

Willy, titular en un hundimiento mayúsculo de los Pelicans

A los Warriors no les sobra nada, y esa ha sido su realidad durante toda la temporada. Capaces de ganar cualquier partido, también de perder contra cualquier rival. De enseñar sus dos caras muchas veces en la misma noche, entre las dos mitades del mismo partido. Así fue en Orlando (124-120) donde perdieron un partido que tendrían que haber ganado y quedan en 16-14, sin separarse del 50% de victorias. Los Magic, en una temporada perdida por culpa de las lesiones, ganaron con mucho mérito (12-18 ahora) y con otro partidazo de ese Nikola Vucevic (esta vez 30 puntos, 16 rebotes, 10 asistencias) que está firmando un temporadón del que casi nadie hable. Porque no se habla de su equipo.

La montaña rusa que son estos Warriors quedó claramente explicada en unos dientes de sierra casi incomprensibles: perdían 71-54 entrado un tercer cuarto que acabaron por delante (93-94) después de un parcial de 22-40 en nueve minutos. Y ganaban 93-106 tras seguir con el turbo (0-12 inicial) en el arranque de un último cuarto que cerraron con solo 14 puntos en casi nueve minutos: 31-14 para unos Magic apoyados en Vucevic, los habituales puntos de Ross (24) y Fournier (28) y el trabajo de Michael Carter-Williams y Chuma Okeke, el forward de 22 años que fue número 16 del draft en 2019 pero que no jugó en toda la pasada temporada por una grave lesión de rodilla. Terminó con 11 puntos y 3 tapones, con tres triples y defensas decisivas en el último cuarto.

Con muy poca aportación del banquillo y sin pívots, los Warriors tiraron de los puntos de Wiggins (16), Oubre Jr (26 con 7 rebotes) y un Stephen Curry demasiado inestable: 29 puntos, 7 rebotes y 11 asistencias pero 11/29 en tiros y 6/16 en triples. Después de arreglar al final su mala noche en el tiro en la remontada contra los Heat, esta vez no pudo hacerlo con su equipo convertido en el cazado, no en el cazador: solo llevaba dos puntos en el último cuarto cuando anotó dos triples seguidos en el último minuto para poner el 121-120. Pero Vucevic no falló desde la línea de personal y Curry desperdició el triple para empatar. Tocaba cruz esta vez.

PELICANS 114-SUNS 132

Los Pelicans siguen lejos de la zona respetable del Oeste, 12-17 ahora porque después de enseñar constantes vitales prometedoras (cuatro victorias seguidas) han enlazado cinco derrotas en seis partidos. Y parecen un equipo incapaz de ser regular y fiable durante 48 minutos, en noches completas. Con tramos en los que demuestran que pueden competir con cualquiera y hundimientos descomunales. Ninguno como este, más allá de que recibían la visita de los Suns, uno de los equipos más en forma de la NBA (de 8-8 a 18-10 con 10 triunfos de 12): por primera vez desde que hay reloj de tiro (la prehistoria: 1954-55) un equipo pasa de ganar por más de 10 (102-91) en el inicio de un último cuarto a perder por 18.

Fue un 12-41 final en el último cuarto, y eso que los Pelicans anotaron 5 puntos ya de relleno en el último minuto. En los once anteriores habían metido 7 para un 7-39 que expone lo horrendo de su regreso, esta vez a lo bestia, a sus peores hábitos: descontrol y desconexiones defensivas, abandono a las acciones individuales y los aclarados sin movimiento en ataque. Después de tres cuartos con 34, 32 y 36 puntos, se quedaron en 12 en el último, el primero que la franquicia pierde por 29 puntos en toda su historia. Fueron doce minutos horribles que ocultaron lo bueno anterior. Zion Williamson acabó con 23 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias… y 5 pérdidas. Brandon Ingram sumó 25 puntos pero con un 1/6 en triples, Lonzo Ball terminó en 21 con 12 asistencias y 6/12 en triples y con Steven Adams fuera por un problema de tobillo, Willy Hernangómez fue titular: 23 minutos, 9 puntos, 13 rebotes y 4/8 en tiros.

Chris Paul, en la que fue su casa, dirigió el aplastamiento del último cuarto y acabó con 15 puntos y 19 asistencias, su tope de la temporada. Devin Booker anotó 23 puntos, Kaminsky 17, Ayton 16 con 16 rebotes, Crowder 20 y Cam Johnson 13 para unos Suns que se instalan entre la nobleza de la NBA. Muy por encima de unos Pelicans que siguen siendo un trabajo en proceso, todavía cogidos por alfileres.

GRIZZLIES 109-PISTONS 95

Los Grizzlies ganaron con claridad, aunque con trabajo, a unos Pistons que quedan en 8-21 (13-12 los de Tennessee) y que tienen casi imposible ganar con Jerami Grant en versión mundana (16 puntos, 5/20 en triples). Aún así, los de la MoTown se sostuvieron como pudieron tras un pésimo inicio (35-17 el primer cuarto) pero acabaron asfixiados en un último cuarto en el que estuvieron más de seis minutos sin anotar en juego. Delon Wright (16 puntos, 4 asistencias), Josh Jackson (15+7 rebotes) y el prometedor rookie Saddiq Bey (14 con 4/9 en triples) aportaron con el habitual trabajo (10+15+6) de un Plumlee esta vez superado en las zonas.

Ja Morant anotó 21 de sus 29 puntos (con 4 asistencias) en la segunda parte, Jonas Valanciunas acabó con 17 puntos y 15 rebotes y los Grizzlies siguen con su buena marcha, aferrados a la zona de play in (novenos ahora) del Oeste.