NEW ORLEANS PELICANS

Willy: "Zion es un animal pero yo me pego con otra bestia, Adams"

El pívot español de los Pelicans pasó por el programa Timeout de la FEB y Finetwork: "No hay mejor colegio o universidad que jugar con la Selección española".

Willy: "Zion es un animal pero yo me pego con otra bestia, Adams"
TANNEN MAURY EFE

Febrero está siendo un buen mes para Willy Hernangómez. El pívot madrileño (26 años) ha irrumpido en la rotación de New Orleans Pelicans después de un inicio muy complicado de temporada en el que apenas pisó la pista. La franquicia de Louisiana es su tercer equipo en una NBA a la que llegó en 2016. Después de un prometedor arranque con los Knicks, fue traspasado a Charlotte Hornets, donde no tuvo suerte. Esta temporada es muy importante en su deseo de hacerse un hueco en la Liga estadounidense.

En febrero, Willy promedia más de 20 minutos en pista con 7,3 puntos y 6,4 rebotes por partido. Con Steven Adams como claro pívot titular, el español le está ganando el pulso de primer suplente a Jaxson Hayes, número 8 del draft de 2019. Cuatro veces medallista con la Selección (la última en el Mundial de 2019 en el que España fue oro), con la que ha jugado 61 partidos en categoría absoluta, Willy ha pasado por el programa Timeout que patrocina Finetwork, socio patrocinador de la Federación Española (FEB), y que presentan Atiga Suleiman y Oriol Tres.

Willy recuerda con mucho cariño el Mundial de China en el que España se proclamó campeona aunque no llegaba como una de las grandes favoritas esta vez: "Tengo muy reciente el recuerdo de la Copa del Mundo 2019. Haber conseguido algo tan especial con España fue increíble. Todos estábamos muy ilusionados con poder seguir con la racha que llevábamos. Fue una pena que el año pasado no se pudieran celebrar los Juegos. Todos los jugadores estamos deseando poder volver a juntarnos, vernos y competir. Tenemos un grupo de WhatsApp en el cual hablamos casi a diario. El Mundial 2019 marcó un antes y un después en mi carrera como jugador de la Selección. Fue un torneo que me hizo madurar mucho y aprender".

Para el pívot, jugar con la Selección sigue siendo una experiencia única: "Desde que eres pequeño y estás en las categorías inferiores te das cuenta de que todo viene muy rápido y no te da tiempo a disfrutarlo. Cuando el tiempo va pasando y vas viviendo todo tipo de experiencias, estas te hacen ser mejor jugador y mejor persona y, sobre todo, estar preparado para todo tipo de situaciones. No hay mejor colegio o universidad que jugar con la Selección".

Willy también ha hablado, claro, de su temporada con los Pelicans en un curso marcado por la pandemia y las restricciones sanitarias: "Es un año muy raro para todos. Es como si los jugadores y miembros del staff de los equipos estuviéramos confinados". Por eso no ha podido disfrutar todavía al máximo de una ciudad como Nueva Orleans: "En pretemporada sí podíamos ir a restaurantes y es la ciudad en la que mejor se come de las que he vivido en Estados Unidos. Tiene que ser muy divertida, muy movida. Cuando pase todo será muy divertido jugar aquí".

Sobre sus Pelicans, por ahora muy irregulares, es optimista: "Era cuestión de tiempo que finalmente diéramos con la tecla. Necesitábamos tiempo para conocernos más y que la química mejorara. Cada partido estamos más sueltos. Estamos en buena línea. Somos un equipo muy talentoso que trabaja mucho y que, sin duda, los resultados van a venir". Y, claro, también ha explicado cómo es trabajar cada día con Zion Williamson: "Es impresionante ver a un animal como Zion. Es un jugador que no es muy alto pero es muy fuerte, muy explosivo. Yo me pego con otra bestia, Steven Adams, y Zion se lo dejo a Melli y los demás ala-pívots... Zion es increíble, es muy trabajador, estudia mucho el juego, ve vídeos a diario... y sigue siendo muy joven, es un chaval, muy divertido, me lo paso pipa jugando con él".