NBA | NETS 98 - HEAT 85

Los Nets también saben defender

Partido feo para el espectador, con muchos fallos, pero con enseñanza para los de Brooklyn ante unos Heat en cuadro: no sólo se gana atacando.

Los Nets también saben defender
Sarah Stier AFP

Los Brooklyn Nets y los Miami Heat completaron su doble enfrentamiento en dos días con la victoria de los primeros, pero ambos duelos no pudieron ser más distintos. Si el sábado los Nets se llevaron el partido (128-124) en una muestra de baloncesto de ataque, hoy las canastas parecían haberse cerrado para ambos equipos hasta que llegaron al último cuarto. Ahí fue cuando unos tímidos y fallones Nets se les encendió de repente la bombilla y dieron con la tecla de la victoria.

Fue un parcial de 18-2 el que transformó un marcador que ponía empate a 78 en un 96-80 ya definitivo. En eso minutos cambiaron dos cosas. Kevin Durant y James Harden se acordaron de que metiendo canastas son dos de los mejores. Acabaron sólo con 20 puntos cada uno, pero gran parte de ellos los metieron en los últimos 12 minutos. El primero llevaba un 4/17 en los tres primeros cuartos, y entonces enlazó dos triples seguidos. El segundo sólo había metido 10 puntos y lanzado cinco veces a canasta, pero iba a hacer otros 10 en el último parcial. Harden, que está lanzando muchísimo menos de lo que nos tiene acostumbrado, explicó que la diferencia entre los primeros 36 minutos y los últimos 12 estuvo en un cambio de mentalidad: "Simplemente he sido agresivo. Creo que no lo estaba siendo durante el resto del encuentro". Steve Nash, su entrenador, no está preocupado con el bajo volumen de Harden de cara al aro (no tiraba tan poco desde su último año en Oklahoma, en 2012): "¿Me gustaría que Harden fuese más agresivo? Sí. ¿Va a serlo con el paso del tiempo? Eso creo. Una vez se sienta más a gusto con sus compañeros, esté en mejor forma y se adapate a su nuevo ecosistema, veremos a un Harden mejorado en la anotación".

Sin embargo, y aunque fue ese arreón ofensivo final el que marcó la diferencia a favor de los de Brooklyn, la defensa les mantuvo a flote el resto del encuentro. Sorprendente en un equipo en el que se supone que es uno de sus puntos débiles, al menos de momento. Es cierto que enfrente estaban unos Heat muy mermado, sin Jimmy Butler ni Avery Bradley por el protocolo anticoronavirus y sin Tyler Herro, Meyers Leonard ni Maurice Harkless por lesión. Pero estos Heat eran los mismos que les metieron 124 puntos 48 horas antes y los que esta vez consiguieron dejarles a ellos en 98 tantos, su peor puntuación de la temporada (con el peor cuarto de la temporada, el primero, con sólo 15 puntos). A los Nets, un equipo que promediaba 120,3. Así que esta vez fue la defensa la que destacó sobre el ataque, como reconoció el propio Durant: "Creo que la defensa ha aguantado todo el partido. Una vez hemos sido capaces de meter las canastas en el último cuarto nos hemos escapado, pero ha sido la defensa la que ha ganado este partido para nosotros sin duda". Buen aprendizaje para estos Nets, que seguramente no tengan muchos días tan malos en ataque. Pero cuando lleguen, o cuando el rival tenga más armas que contrarestar, tendrán que ponerse serios atrás. Ya se sabe el dicho: Los ataques ganan partidos. Las defensas ganan campeonatos.