SAN ANTONIO SPURS

La ya histórica Becky Hammon y su papel en el árbol de Popovich

Becky Hammon ha sido la primera mujer en dirigir, aunque sólo circunstancialmente, a un equipo de la NBA. Popovich, el que le dio la alternativa.

Becky Hammon
David González DIARIO AS

El estilo que propugna Gregg Popovich desde hace años en los Spurs, optando por un baloncesto de asociación más propio de Europa que de Estados Unidos, ha roto muchos esquemas en la NBA y ha llevado al preparador a ser artífice de hasta cinco títulos (1999, 2003, 2005, 2007 y 2014) en todos sus años al frente del equipo.

Junto a R.C. Buford, el hombre que le sucedió como mánager general en 2002 para que el técnico pudiese centrarse sólo en las tareas de banquillo, han creado una estructura que únicamente con el paso de los años se ha visto algo debilitada. 

Entre sus cualidades siempre se ha visto una soltura con el diferente, adaptando el estilo internacional en muchos aspectos. Es lo que ha hecho que su cantera, porque la cantidad de jugadores y entrenadores que ha formado así se puede considerar, sea tan rica. Porque ha bebido de muchas fuentes, así de simple. 

Uno de sus proyectos más ilusionantes se llama Becky Hammon. Se ha convertido, a los 43 años de edad, en la primera mujer en dirigir un banquillo de la NBA. Sólo por unos minutos, pero así contará en los libros. Su camino lo inició ella misma, nadie la llamó. En 2013 pidió invitaciones para asistir a entrenamientos, reuniones y partidos de los Spurs cuando la franquicia estaba en todo lo alto, con dos presencias seguidas en las Finales, y en 2014 fue contratada tras sorprender a Popovich y los demás directivos por sus capacidades. Ahí se ha mantenido hasta hoy, el día en el que ha hecho historia. Por al lado han pasado otros técnicos de mucho prestigio que no la han hecho sombra.

Es la mujer con más posibilidades tiene de hacerse con las riendas de un banquillo. Quién sabe si, con las funciones de Pop como seleccionador nacional de Estados Unidos y con lo larga que se está haciendo su estancia en los Spurs, puede ser en San Antonio, el lugar que tanto misticismo tiene, donde le den la gran oportunidad como head coach

Sin descontar a Nancy Lieberman y a las otras mujeres que actualmente ocupan un puesto en banquillos de la NBA, que son Kristi Tolliver (Wizards), Jenny Boucek (Mavericks), Teresa Weatherspoon (Pelicans), Lindsay Gottlieb (Cavaliers), Lindsey Harding (Kings), Brittni Donaldson (Raptors), Niele Ivey (Grizzlies), Sonia Raman (Grizzlies) y Natalie Nakase (Clippers), es Hammon la que, habiendo sido ya entrevistada por Pacers, Knicks y Bucks en el pasado, está en la posición cabecera para romper otro techo de cristal en la NBA: una mujer siendo la entrenadora principal de un equipo en la liga masculina. 

"Obviamente es algo importante, un momento sustancial. Ha sido mucho tiempo invertido, sobre todo en desarrollarme y ser mejor", ha declarado Becky Hammon. 

Esta nacida en Rapid City, en el estado de Dakota del Sur, pero con nacionalidad rusa por los años que pasó allí como jugadora, supone un nuevo desafío social en la NBA. Pero de los positivos, de los que ponen a esta competición en la absoluta vanguardia de la sociedad (no necesariamente deportiva).

Publicado en AS el 11/11/2020

Por Mike Maestre:

El árbol de entrenadores de Popovich (Mike Budenholzer, James Borrego, Quin Snyder, Mike Brown...) es uno de los que tiene más ramas de toda la NBA. Los que se han criado y crecido bajo su manto tienen ya en el currículum precisamente eso, contar con la experiencia de haber estado del ahora seleccionador de EE.UU. Y para ello el talento que ha bebido del baloncesto europeo es importante porque es el juego que siempre ha querido incorporar Pop a la NBA: Pau Gasol, Tony Parker, Manu Ginobili, Marco Belinelli, Boris Diaw... Y los que en su día fueron jugadores en el baloncesto europeo, sobre todo pasando la criba de la afamada ACB española, y luego emprendieron un camino en la dirección también cuentan con un plus.

Los Spurs no sólo han tenido en nómina a Ettore Messina, una leyenda de los banquillos con el CSKA que se la pegó con el Real Madrid antes de que comenzara la etapa de Pablo Laso, sino a destacados ex-jugadores reconvertidos en buenos gestores de grupo. Y con pasado en la ahora denominada Liga Endesa. Ime Udoka, que pasó por Las Palmas y Murcia, es uno de los que está cerca de ser entrenador principal y antes ayudó a un cuerpo técnico en el que también estaba Becky Hammon, que jugó en la Liga Femenina con el Rivas Ecópolis y el Ros Casares. El último en ascender a asistente ha sido Darius Songaila, que llegó a jugar en Valladolid en 2012. En el equipo afiliado de la G-League han sustituido a Blake Ahearn, ex del Estudiantes, por Matt Nielsen, ex del Valencia. No son ejemplos aislados, hay muchos más preparadores que disputando la competición liguera española han cogido el suficiente conocimiento como para ser llamados por la NBA para actuar como asistentes: Jim Moran (Blazers), leyenda del Gran Canaria; Vitaly Potapenko (Grizzlies) y Marlon Garnett (Hawks), uno con peor recuerdo que el otro del Estudiantes; Ty Ellis (Suns), destacados en ciudades como Sevilla o Alicante; Jay Larrañaga (Celtics), que pasó por el Real Madrid; Michael Ruffin (Pelicans), ex de Lleida y Obradoiro; Chris Quinn (Heat), que estuvo en Valencia; Jerome Allen (Celtics) y Tiago Splitter (Nets), con acierto dispar en el Saski Baskonia; Pablo Prigioni (Timberwolves), unido a los mencionados Messina y Splitter en dos ciclos...

Popovich es élite y siempre ha querido relacionarse con los mejores. Con la pléyade de exACB que hay en banquillos de la NBA, también.