LIGA ENDESA | 7ª JORNADA

Shermadini y Doornekamp mantienen invicto al Iberostar

El Unicaja ve truncada una racha de cuatro victorias consecutivas. Los de Vidorreta confirmaron que a día de hoy están un paso por encima del equipo malagueño.

El Iberostar Tenerife frenó en seco la reacción del Unicaja, que parecía haber encontrado su velocidad de crucero después de un comienzo de temporada muy flojo. La prueba era exigente. Los de Vidorreta asomaron por el Martín Carpena con la hoja de servicios impoluta: cinco victorias en cinco encuentros en la ACB. Y los de Casimiro sufrieron en sus carnes el excelente nivel del equipo canario, a día de hoy un paso por encima. Shermadini lideró un partido casi perfecto de su equipo, incontenible en el porcentaje de tiro (68% en tiros de dos y 50% en tiros de tres) y que tuvo como único lunar sus 17 pérdidas de balón.

El nivel del partido fue muy alto desde el principio. De poder a poder. Los malagueños arrancaron mejor. El acierto desde el perímetro de Bouteille, Thompson y Alberto Díaz granjeó la primera gran ventaja del duelo (16-6). Pero la réplica visitante llegó pronto. Shermadini se hizo el dueño de la pintura. El georgiano ofreció un clínic en el poste y encontró el respaldo de Doornekamp, un bombardero a sueldo que hizo añicos a triples el aro del Unicaja (5/6 en los primeros dos cuartos).

A lomos de sus dos estiletes enjugó el Iberostar Tenerife dos desventajas de diez puntos (16-6 y 29-19) para llegar al descanso con el partido en un puño. Los diez de renta regresaron nada más volver de vestuarios. Deon Thompson sacó los colores a Cavanaugh en varias acciones y el Unicaja amagó con despegarse (52-42). Pero Marcelinho Huertas se sumó a la fiesta de Shermadini y Doornekamp y los de Vidorreta, con un parcial 4-22, dieron la vuelta al partido.

La defensa de Iberostar se agigantó y el Unicaja entró en barrena. Huertas se adueñó del partido y Shermadini seguía imparable en la pintura. Dos triples de Salin y una canasta del georgiano dispararon la ventaja visitante hasta los 14 puntos (61-75, minuto 33).

El Unicaja no bajó los brazos, pero sólo encontró capacidad de réplica en el corazón de Alberto Díaz. El base malagueño se echó el equipo a la espalda y lideró una reacción (73-79, minuto 37) que Shermadini abortó con un 2+1 definitivo a falta de 2:42.

El Iberostar Tenerife confirmó todas las expectativas que ha despertado con un arranque de ACB perfecto. Seis partidos, seis victorias. Y a un nivel de juego excelso. Shermadini es el faro de un equipo que no ha parado de crecer en las últimas temporadas y que ha cortado en seco la buena progresión del Unicaja, que acumulaba cuatro victorias consecutivas entre la Liga Endesa y la Eurocup y que se ve obligado a seguir remando a contracorriente con la mirada puesta en la Copa (tres victorias y cuatro derrotas en ACB).

RESUMEN

UNICAJA 79 (19+25+15+20): Bouteille (10), Díaz (19); Thompson (18), Alonso (5) y Guerrero (2) -cinco inicial- Waczynski (5), Suárez (0), Brizuela (8), Santos (0), Abromaitis (10), Gerun (0) y Nzosa (2).

IBEROSTAR TENERIFE 86 (19+21+24+22): Doornekamp (22), Fitipaldo (3), Shermadini (22), Butterfield (0) y Cavanaugh (12), -cinco inicial- López (0), Díez (0), Sulejmanovic (0), Guerra (2), Huertas (16), Rodríguez (0) y Salin (9).

Árbitros: Zamorano, Cortés y Lucas.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 7 de la Liga Endesa disputado en el José María Martín Carpena de Málaga a puerta cerrada.